24 oct 2020

Ir a contenido

OPERACIÓN CONTRA LA DESIGUALDAD EN BARCELONA

Colau inicia en el corredor del Besòs su plan para reducir las desigualdades entre barrios

El gobierno local prevé invertir 150 millones en 15 barrios a lo largo del mandato

Las propuestas municipales para los territorios se debatirán ahora entre el vecindario

HELENA LÓPEZ / BARCELONA

Bajos sin actividad comercial en la calle de Tamariu, en Trinitat Nova.

Bajos sin actividad comercial en la calle de Tamariu, en Trinitat Nova. / RICARD CUGAT

La alcaldesa, Ada Colau, ha presentado este jueves los tres primeros puntos de Barcelona que se beneficiarán de su prometido plan de barrios. Serán Besòs-Maresme, Bon Pastor-Baró de Viver y Trinitat Nova. Todos situados en el históricamente maltratado corredor del Besòs y con un nivel de pobreza familiar muy por debajo de la media barcelonesa.

El plan, en el que el gobierno local prevé invertir 150 millones a lo largo de todo el mandato, prevé actuar en otros 12 núcleos de la ciudad, emulando el celebrado proyecto del gobierno tripartito, popularizado con idéntico nombre. De hecho, en algunos barrios, como el Bon Pastor, servirá para terminar el trabajo que el final del tripartito, y por ende del viejo plan, dejó a medias. "Esto no puede ser ni un plan mandato ni mucho menos un plan de partido. Para que sea un éxito esto tiene que ser un plan ciudad", ha destacado la alcaldesa, quien ha subrayado que la experiencia es una oportunidad "para llevar a cabo una nueva forma de trabajar". "Huímos de una visión asistencialista. Se trata de acompañar a los barrios en su reactivación económica", ha concluído la alcaldesa, arropada por las concejalas de Sant Andreu y de Nou Barris y por el concejal de Sant Martí.

LA ELECCIÓN

La elección de los barrios se ha hecho después de realizar un diagnóstico de todos los territorios, trabajo en el que se han basado para hacer las propuestas de actuaciones en cada barrio, que los vecinos deberán refrendar, ampliar o redefinir en un proceso participativo que ahora empieza.

Colau ha querido mostrar siempre su interés por disminuir la creciente brecha entre los barrios de la ciudad -principal objetivo del plan-, y por resolver el déficit histórico de los barrios del Besòs, atravesados por las poco humanas infraestructuras de salida de Barcelona, en muchos lugares convertidas en fronteras casi infranqueables. La Meridiana, las Rondas y el trazado ferroviario, grandes cicatrices de la ciudad inacabada.

MEJORAS EN EL PARQUE DE VIVIENDA PÚBLICA

En la zona quedan pendientes centenares de viviendas protegidas prometidas y proyectadas desde hace lustros, y muchas de las existentes necesitan rehabilitaciones urgentes, como erradicar la aluminosis o instalar ascensores. Resolver esos dos asuntos, ordenados en la interminable carpeta 'Vivienda', son dos de los objetivos del plan en los que el consostorio quiere empezar a invertir esos 150 millones, que también pondrá especial énfasis en planes educativos y laborales. 

En la línea de fomentar las oportunidades laborales, destaca la apuesta por reactivar el polígono industrial de Baró de Viver y la formación profesional vinculada al mismo.

Habrá una oficina del propio ayuntamiento que se encargará de coordinar estas tareas, que dirigirá una de las figuras que mejor conoció el plan de barrios del tripartito, el entonces secretario de Planificación Territorial, Oriol Nel·lo.

El encargado de dar los detalles del plan ha sido el exconcejal socialista y actual gerente municipal, Jordi Martí, quien ha subrayado la voluntad de colaboración interadministrativa tanto con la Generalitat como con los municipios colidantes. Martí ha insistido también en que el plan nace con la voluntad de ser un laboratorio de políticas urbanas que debe poder repicarse en otros barrios "menos vulnerables".