UNA ENTIDAD DE SARRIÀ-SANT GERVASI

Música desde el alma

La orquesta ESBO, creada en el 2012, brinda la oportunidad de ser músicos a personas con discapacidad intelectual

Las familias no pagan nada y el Centre Cívic Sarrià ofrece el local

Profesora y músicos de la orquesta ESBO.

Profesora y músicos de la orquesta ESBO. / ESBO

2
Se lee en minutos
JUDIT DEIG / BARCELONA

La música es el alma de la asociación ESBO (Ensemble Emsembla Bé… Orquestra!). Aunque su verdadera razón de ser son sus integrantes. Cada miembro, todos con alguna discapacidad intelectual, ha elegido el instrumento que quiere tocar y, para la directora, no es importante cuánto tiempo tarden en aprender a tocarlo, sino que sientan que alguien cree en ellos y que su autoestima crezca.

"Se me pone la piel de gallina cuando recuerdo a un niño al que le dimos un violín y le dio un ataque de ansiedad. Se puso muy nervioso porque, según dijo, por primera vez alguien le había dado un violín, pero él era 'tonto' y no podía tocarlo. Y lo que estamos entregando a estos chicos es esa confianza en ellos, decirles que pueden hacerlo", asegura Dalai del Val, encargada del proyecto.

Del Val, 29 años, es profesora de piano, sensibilización y lenguaje musical en una escuela de Barcelona. En el 2011, una alumna del músico Jaume Cortacans, impulsor del proyecto, propuso crear un grupo musical con niños con discapacidad. Una idea que, un año más tarde, fue puesta en marcha por Del Val, pareja de Cortacans.

"TOCAR EL CIELO"

"El objetivo de esta iniciativa es acercar la pasión por la música a jóvenes que, debido a su condición vital, serían rechazados en un aula de aprendizaje común y pagarían un coste más elevado debido a sus necesidades. Sin embargo, para la directora de la orquesta, acoger en su clase a un total de 14 alumnos, entre 10 y 33 años, va más allá incluso de su predilección por la música. "Esta orquesta me aporta mucha energía, es una sensación muy especial. Sales de allí muy crecida, como si te pusieran unos zancos enormes y pudieras tocar el cielo", explica del Val.

La entidad

14 Integrantes www.asesbo.wix.com/orquestra  associacio.esbo@gmail.com

El papel de los padres es crucial en el desarrollo de este proyecto. Teresa Crespo, madre de la pianista del grupo, María, se desplaza cada sábado desde Sant Andreu para acercar a su hija a su pasión. "Venimos desde la otra punta de Barcelona para que María pueda tocar el piano. La música es todo para ella. Desde que era niña le gusta, a pesar de que nunca había recibido clases" , cuenta Crespo.

María no habla, pero sus manos lo hacen por ella cuando acaricia las teclas del piano. Lleva nueve meses como miembro de la orquesta y aún se está adaptando a tocar en grupo. No le resulta fácil. María padece una encefalopatía prenatal, afectación cerebral que le supone más del 90% de minusvalía mental. Además, tiene trastornos del comportamiento.

Noticias relacionadas

Entre los voluntarios de ESBO se encuentra Mireia Serra, futura estudiante de Medicina, de 18 años, quien comenta: "Desde hace tiempo quería ser voluntaria, pero hasta la mayoría de edad no te suelen dejar en muchas asociaciones. Cuando cumplí los 18 encontré ESBO, una iniciativa que te hace crecer como persona".

El grupo se reúne cada sábado en el Centre Cívic de Sarrià, un espacio cedido sin ningún coste para la entidad. Las clases impartidas también son gratuitas. Sin embargo, Del Val anhela que el proyecto crezca económicamente para contratar a personal cualificado y poder renovar sus instrumentos musicales, catalizadores de sueños.

Temas

Música