La Generalitat resucita el plan de derribar el edificio Venus de la Mina

El proyecto fue descartado en el 2014 por el consorcio que gestiona el barrio ante los problemas para realojar a los habitantes

Bloque de viviendas de la calle Venus del barrio de la Mina. 

Bloque de viviendas de la calle Venus del barrio de la Mina.  / JULIO CARBO

Se lee en minutos

GUILLEM SÀNCHEZ / BARCELONA

La 'conselleria' de Afers Socials, departamento que preside el Consorci del Barri de la Mina, ha retomado la idea original de derribar el bloque Venus de la Mina (Sant Adrià de Besòs). Este golpe de timón resucita una estrategia, abandonada por el último Gobierno catalán, que constaba en el primer plan de transformación del barrio de la Mina (PTBM).

El barrio de la Mina, que jurisdiccionalmente pertenece al municipio de Sant Adrià de Besòs aunque está construido a centímetros de los dominios de Barcelona, se creó a finales de la década de 1960. Su nacimiento formó parte de una estrategia de la capital catalana para terminar con zonas de chabolas de la ciudad. Se levantaron distintos bloques que acabaron conociéndose con el nombre de sus calles, algunas de planetas (VenusMarte o Saturno). Compartían una arquitectura austera. Enjambres de estructura doble con balconadas de chapa de color vainilla que se han convertido en el emblema de la Mina. De todos ellos, el más deteriorado es el de Venus. También es el que más veces ha sido objetivo de operaciones policiales contra la droga.

Para rehabilitar la Mina, se optó por empezar por el derribo de Venus y realojar a los ocupantes de sus 244 domicilios en pisos nuevos situados muy cerca, justo por debajo de la avenida Manuel Fernández Vázquez. Pero muchos 'venusianos' alegaron que no podían pagar los más de 30.000 euros que pedía la administración por unas viviendas que, según el mercado, valían mucho más. En septiembre del 2014 el Consorci informó de que cambiaba de rumbo y que se centraría en reformar el edificio Venus. Lo hizo a través de un comunicado titulado 'El Consorcio de la Mina propone la rehabilitación del edificio Venus de Sant Adrià sin coste para los vecinos'. La decisión incluía destinar una partida de un millón y medio de euros para remozar toda la finca. 

En febrero del 2015 se decidió ceder 236 de las nuevas viviendas, construidas de entrada para los 'venusianos', a otras familias. Se sortearon y adjudicaron en mayo de ese año. Con la asignación de nuevos propietarios para las nuevas viviendas se enterró definitivamente la idea de demoler Venus y realojar a sus inquilinos.

Te puede interesar

O eso parecía. La nueva rectificación de la 'conselleria' de Afers Socials, ahora con Dolors Bassa como titular, para volver al plan inicial plantea dudas entre los vecinos. Según Paqui Jiménez, portavoz de la plataforma de vecinos de Venus, actualmente casi 190 de los 244 domicilios del inmueble siguen ocupados. Una pregunta que se hacen es: ¿adónde irán a vivir si las viviendas que se construyeron para ellos ya están ocupadas? Y otra es: ¿cuánto tendrán que pagar?

53 familias más pendientes de Venus 

Estos 53 pisos son domicilios vacíos situados en los bloques de Levante, Marte, Estrellas y Venus. En este último hay 19. Por ello, la 'conselleria' no le ve ningún sentido a entregar las llaves a estas familias si habrá 19 que entrarán a vivir en un bloque que a medio plazo se prevé derruir. El nuevo plan consiste en incluir a los propietarios que estaban destinados a Venus en las futuras viviendas que acogerán a los inquilinos del bloque derruido. Para agilizar la entrega de las llaves de estas 53 viviendas, este martes por la mañana se han manifestado las familias afectadas en una marcha que ha finalizado frente a Afers Socials. 

Temas

La Mina