Un helicóptero rodando un anuncio despierta de madrugada a media Barcelona

Fomento investiga el vuelo nocturno porque solo tenía permiso hasta la medianoche

El Raval, de noche.

El Raval, de noche. / ALBERT BERTRAN

Se lee en minutos

GUILLEM SÀNCHEZ / BARCELONA

Un helicóptero de la compañía Cathelicópters S.L. ha sobrevolado Barcelona después de medianoche. El ruido del aparato ha perturbado el sueño de los vecinos, que se han ido preguntando por las redes sociales a qué se debía el escándalo.

Los primeros en aclarar que el vuelo no tenía nada que ver con ellos han sido los Mossos d’Esquadra, que a primera hora de esta mañana han comunicado, también vía Twitter, que su helicóptero no había salido esta noche.

Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona han explicado, poco después, que al consistorio tampoco le constaba el vuelo nocturno y han subrayado que los organismos encargados de regular el espacio aéreo son estatales.

Ha sido un usuario de Twitter quien ha dado en el clavo al identificar el alumbrado del aparato como un modelo propiedad de la empresa Cathelicópters. La compañía ha confirmado a este diario que efectivamente habían operado ese vuelo.

CAMPAÑA MUNDIAL

Fuentes de esta empresa han remarcado que piden disculpas por las molestias ocasionadas y que el trayecto se ha hecho en cumplimiento de todos los permisos necesarios. También que la empresa que ha contratado este servicio es una marca “internacional” que está rodando un “anuncio” que será “un exclusiva mundial” de la mano de un “deportista” de talla “planetaria”.

El vuelo de madrugada era para grabar imágenes nocturnas que serán incluidas en este anuncio que además, señala la compañía de helicópteros, será una importante promoción de Barcelona. La empresa no ha podido avanzar ningún detalle de la campaña porque los cien empleados que están trabajando en ella han firmado un exigente contrato de “confidencialidad”.

FOMENTO INVESTIGA EL VUELO

Cathelicópters pidió permiso a ENAIRE, el órgano gestor de la navegación aérea del Ministerio de Fomento, y entregó el plan de vuelo. Efectivamente, ENAIRE dio su consentimiento. Sin embargo, el permiso que concedió era para volar solo hasta las 12 de la noche y a una altura superior a los 1.000 pies. Tras comprobar que existen quejas de ciudadanos que aseguran que el vuelo se prorrogó más allá de esa hora, ENAIRE ha denunciado los hechos a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).

Te puede interesar

Fuentes de este último organismo han puesto en marcha una investigación para tratar de aclarar lo ocurrido. Avanzan que si se confirma que han alargado el vuelo más allá del horario previsto lo han hecho sin el permiso de ENAIRE y, por lo tanto, se exponen a recibir la correspondiente sanción.