El Port fija su techo en casi 3 millones de cruceristas en el 2020

El objetivo es que hasta un 80% de los nuevos viajeros inicien su ruta y pernocten en Barcelona, frente a los que solo pasan unas horas en escala

El ’Splendia’ de MSC Cruceros, atracado en el puerto de Barcelona.

El ’Splendia’ de MSC Cruceros, atracado en el puerto de Barcelona.

Se lee en minutos

PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

El pasado verano, con el nuevo gobierno de Ada Colau ávido de cambios, la alcaldesa ya dejó caer la idea de poner coto a los cruceros. El sector se estremeció, porque defiende que inyecta divisas y trabajo a Barcelona, según corrobora el informe de la Universitat de Barcelona. Pero el ayuntamiento ponía el acento en los posibles efectos secundarios para la ciudad. Temía que el asunto creciera sin tregua. La respuesta del Port de Barcelona apunta a un crecimiento sostenido hacia un techo de casi tres millones de cruceristas en el 2020, según su presidente, Sixte Cambra.

El gran auge de finales de los noventa y principio de este milenio llevó a una punta de 2,6 millones de viajeros en el 2011, que luego retrocedió y se estabilizó por la crisis. Fueron menos cruceristas y demasiados los barcos en competencia en el Mediterráneo en años de vacas flacas. El año pasado Barcelona se benefició de sus instalaciones portuarias, las más premiadas del continente, de cara a posicionarse como puerto base de muchas rutas, por acoger con comodidad embarques y desembarques. Sin olvidar su gancho turístico. 

En esa coyuntura, la capital catalana prevé alcanzar este año unos 2,65 millones de pasajeros (impulsada por la presencia toda la temporada del barco más grande del mundo, que se inaugurará en junio, el Harmony of the Seas) y seguir creciendo suavemente. Cambra ha recordado la pugna que tienen los puertos de todo el mundo por captar este segmento de negocio, mínimo para las autoridades portuarias (en comparación con las mercancías) pero de gran impacto económico en los municipios. Fuentes de los principales puertos de cruceros de España consultadas coinciden en hacer grandes esfuerzos por lograr más cuota de mercado, que van de "mejorar" instalaciones a promocionarse en ferias de todo el mundo o "abrir las tiendas para los cruceristas los domingos".

UN 10% MÁS EN INVIERNO

Pero la clave del asunto en términos económicos es aumentar la cuota de pasajeros en inicio de ruta, que pasan mucho más tiempo en la ciudad y dejan mucho más dinero. Cambra prevé que entre un 75% y 80% de los nuevos cruceristas hasta el 2020 sean como puerto base. Calcula que la ciudad hasta entonces ganará unos 300.000 o 350.000 pasajeros más, acercándose pues a los tres millones. La apuesta es que el incremento se produzca sobre todo en los meses de temporada baja.

Noticias relacionadas

Puerto y ayuntamiento coinciden en apostar por  la desestacionalización de la actividad, para frena la saturación en temporada alta

La concejala Pin está de acuerdo en la desestacionalización de la actividad para evitar que sea tan intensiva y controlarla. En este sentido, el puerto trata de potenciar los cruceros en invierno, con 473.000 cruceristas desde noviembre hasta este marzo y un incremento del 10%. Cambra destaca que los puertos saben con dos años de antelación cuantos barcos recibirán, lo que permite hacer una buena planificación y minimizar posibles efectos negativos. El 'conseller' de Empresa Jordi Baiget, que ha defendido en la Cambra el peso del turismo, también ha abogado por su redistribución hacia “el resto del territorio” para desconcentrarlo de Barcelona.