Ir a contenido

El 'Chinatown textil' se muda a Badalona y da el relevo a la hostelería

Los mayoristas asiáticos se marchan por decenas del eje Trafalgar-Ronda de Sant Pere

Hoteles, cafeterías y servicios cobran impulso en una zona con creciente trajín turístico

PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

Tiendas cerradas en el Chinatown de Trafalgar.

Tiendas cerradas en el Chinatown de Trafalgar. / RICARD CUGAT

El relevo ha comenzado. Con la misma celeridad con que emergió el primer 'Chinatown' de Barcelona, centrado en el comercio textil mayorista del eje de Trafalgar-ronda de Sant Pere, su actividad está ahora desapareciendo. Los vendedores asiáticos se marchan por decenas a un polígono de Badalona, donde encuentran más facilidades y espacio. Algunos ya han sido sustituidos, sobre todo por negocios de hostelería y servicios, con la vista puesta en el turismo que recorre estas calles que conectan el Arc de Triomf y la plaza de Urquinaona, rumbo a la de Catalunya. Más de medio centenar de locales vacíos en las tres principales vías aguardan a nuevos empresarios, mientras el vecindario se inquieta por la posible desertización comercial de la zona.

Victor Lozano es uno de los jóvenes emprendedores que prepara la apertura de un negocio en lo que fue el meollo del 'Chinatown' barcelonés. Está convencido del "potencial del barrio", caracterizado por sus fincas impresionantes centenarias, con vecinos, edificios de oficinas y mucho trajín de viajeros. Su historia lleva camino de hacerse tópica: buscó y rebuscó local por el barrio de Sant Pere para abrir una tienda de alimentación biológica, pero se topó con el restrictivo plan de usos de Ciutat Vella (donde abundan los colmados paquistanís y se ha cerrado el grifo a la comida), que le dejó sin licencia, y tuvo que pensar un plan B.

El restrictivo plan de usos de Ciutat Vella lleva a muchos emprendedores a buscar local al otro lado del eje de Trafalgar, ya en territorio del Eixample

La búsqueda natural fue cruzar la calle de Trafalgar (frontera territorial) y probar suerte en el Eixample, más permisivo de momento. Tras constatar el éxodo de los chinos mayoristas y llamar a decenas de carteles de alquiler, se tropezó con un empresario asiático a media mudanza y tomó la iniciativa antes de que el local llegara al mercado. Un espacio, Biobarri -en Méndez Núñez, 18-, que está decorando personalmente con maderas naturales, y que abrirá sus puertas en mayo. El suyo quiere ser un espacio de barrio, pero no es la nota común en la zona. A unos pasos se encuentra Vespa Soul, en un local reformado con encanto para alquilar motos y bicis al viajero que peina Barcelona.

Su responsable, Diego Bustos, lleva un año en Trafalgar viendo cómo "todos los chinos se van" y poco a poco se produce "movimiento", gente que busca locales, de momento con precios a la baja. Espacios de 80 a 150 metros se ofertan por entre 1.000 y 1.600 euros por lo general. Lo que no se abre, en ningún caso, son nuevos negocios mayoristas.

DISPERSIÓN DE CLIENTES

El propietario chino de Lile SCP es de los últimos supervivientes de Trafalgar, con casi una treintena de persianas bajadas que han dejado bajo mínimos su actividad comercial. El hombre, que se defiende en castellano, no sabe si resistir o irse. "Todos se van a Badalona, pero allí hay mucha competencia, grandes naves y cada vez más caras", opina. De momento, quiere resistir hasta "sacar género" de la tienda, porque tiene mucha mercancía y "cada vez se vende menos". Lo certifica una clienta del Garraf, que trabaja en mercadillos y confiesa venir cada vez menos a Trafalgar. "Esto era más cómodo para mí, pero ahora que la mayoría están en Badalona voy sobre todo allí porque hay mucho más género".

Xavier Perelló, un empresario histórico de la zona y que lideró la asociación Esmoda, ahora inactiva, asume que el eje está en "suspenso", sufriendo porque los compradores que venían por precio están desapareciendo (prefieren ir al polígono). Cuando el 'Chinatown' eclosionó hubo polémica por la calidad y precio de sus importaciones y la competencia desleal, pero tras más de una década contribuyeron a generar un flujo de compradores que entraba en unas y otras tiendas. Ahora hay miedo de que el siguiente paso sea el desierto comercial. "Aquí se pueden hacer muchas cosas", agrega el empresario. Pero de momento lo que llega son hoteles en los edificios que quedan vacíos, y "cafeterías en los bajos".

Entre el vecindario y el comercio mayorista tradicional se teme una desertización de la actividad económica

En la ronda de Sant Pere, con una decena de tiendas chinas cerradas, se ratifica esa tendencia. El próximo local que abrirá será una jamonería de Món Ibèric. En los últimos tiempos, habían proliferado los supers regentados por paquistanís, hasta cinco en un pequeño tramo. También las cafeterías o restaurantes incluso en calles adyacentes. Miquel, un vecino con muchos años en Méndez Núñez, cree que el barrio vive ahora más cara al turismo. "Le han lavado la cara y es más seguro", opina, testigo del cambio. "Los chinos eran tranquilos", resume, y ahora hay incertidumbres.

Entre los comerciantes tradicionales hay coincidencia en que el flujo de compradores mengua y "esto tira al ocio" y en reivindicar un plan de dinamización para la zona. En Trafalgar, el empresario paquistaní que regenta hace cuatro años Euro Home Tex barrunta si irse -"con la moda aquí cada día es peor"- o aprovechar el ajuste en los precios para buscar un local mejor en la zona. "Hay pasarse a la hostelería", sentencia.

Casi dos décadas de implantación asiática

LLEGADA EN 1997

El gran desembarco comercial chino se concentró en el área de Trafalgar a partir de 1997. Dos años después se contabilizaban unos 40 negocios mayoristas en sus manos. Se produjeron las primeras protestas vecinales por su estética (género fuera de la tienda) o no cumplir normativas de residuos. Una ola de inspecciones municipales reveló irregularidades en el 73% de los locales. 

IMPLANTACIÓN

El comercio tradicional criticaba que vendieran sin IVA. Posteriores inspecciones y regulaciones, así como campañas informativas suavizaron la integración y en el 2007 ya eran 130 mayoristas. Luego crecieron hacia el Fort Pienc (al otro lado del paseo de Sant Joan), con unos 70 restaurantes, peluquerías y otros servicios. Allí siguen asentados, donde representan el 25% de los comercios asociados en el barrio.

Temas: Comercio