Ir a contenido

TRANSPORTE PÚBLICO

Barcelona sortea con pocas incidencias la primera huelga del metro durante Alimentaria

Los usuarios no han sufrido largas esperas aunque algunos trenes han circulado abarrotados

Varias paradas de la L-5 han tenido por la tarde que controlar el acceso de pasajeros para evitar colapasos

Ferran Cosculluela Cristina Savall

Barcelona ha sorteado el martes la primera jornada de huelga del metro de las dos convocadas durante lferia Alimentaria sin incidencias significativas por la mañana, aunque por la tarde algunas estaciones de la L-5 han sido intervenidas para evitar colpasos de pasajeros en los andenes. Pero, al contrario del caos de las jornadas de paro convocadas en marzo durante el Mobile World Congress, cuando los usuarios tuvieron que soportar esperas que alcanzaron los 40 minutos, el suburbano ha funcionado con relativa normalidad.

“Solo hemos tenido que aplicar regulaciones de usuarios en las estaciones de La Sagrera (L-1) y especialmente en la L-5, donde por la tarde hemos intervenido en Sagrada FamíliaSants EstacióHospital Clínic y Diagonal para evitar el peligro que supone un exceso de pasajeros en los andenes. En estos casos, los viajeros se han tenido que esperar en el vestíbulo o en el exterior", ha explicado un portavoz de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB). Durante las horas que ha durado la protesta por la mañana (entre las 08.00 y las 10.00 horas) y por la tarde-noche (entre las 17.45 a 20.00 horas), los convoyes han circulado con una frecuencia del 50% respecto a una jornada normal. Muchos de los turistas que han viajado en metro al centro de la ciudad ni se han enterado de que había huelga. "El metro de Londres siempre va más lleno", ha comentado una pareja de ingleses.

DISMINUCIÓN DE USUARIOS

En esas franjas horarias, los trenes han llegado a las estaciones con intervalos de entre seis y ocho minutos, y en algunos casos iban bastante más llenos de pasajeros que en un día normal. TMB informa de que los datos provisionales de validaciones de billetes indican que se ha producido una disminución de usuarios, atribuida a que los ciudadanos han optado por avanzar o retrasar sus desplazamientos, o bien se han trasladado con otros medios alternativos de transporte. Así, entre las cinco y las ocho de la mañana el pasaje ha sido ligeramente superior al de un día laborable ordinario, mientras que entre las 08.00 y las 09.00 horas, y entre las 18.00 y 19.00 horas, coincidiendo con la protesta, el descenso de usuarios se ha situado en un 25%.

Respecto a las repercusiones de la huelga en el tráfico, a primera hora de la mañana se ha circulado con relativa fluidez por el centro de la ciudad, sin que se produjeran grandes atascos. No ha sido hasta las diez de la mañana, hora en la que ha abierto las puertas la feria Alimentaria, cuando se han producido retenciones en la Gran Via y en los accesos al recinto ferial, debidas en gran parte al elevado número de taxis que se dirigían a la zona.

Las jornadas de huelga, la tercera oleada en lo que va de año después del Mobile y el clásico entre el Barça y el Real Madrid disputado a principios de este mes, han sido acordadas por la plantilla del metro por el desacuerdo que mantienen con la empresa en la negociación del convenio colectivo. Para la mañana del miércoles, los trabajadores han convocado una manifestación a las 10.30 en la plaza de Urquinaona. También para el miércoles se ha acordado huelga con solo un 30% del servicio habitual. Las reducciones de circulación están previstas de 09.00 a 15.00 horas y de 22.00 horas hasta el fin del servicio. Por la tarde el metro funcionará sin incidencias.