Ir a contenido

Curro silba como tú respiras

Kurt Savoy sospecha que sus silbidos fueron a parar por extraños conductos a composiciones de Morricone

Ramón Vendrell

Kurt Savoy, en la sala Luz de Gas.

Kurt Savoy, en la sala Luz de Gas. / CARLOS MONTAÑÉS

Parecía una idea fácil de llevar a cabo, pero lo intentaron todos los miembros del grupo y ninguno dio la talla (si bien es cierto que los estándares de calidad de la banda son elevados). De modo que XTC recurrió a un sintetizador y a trucos de estudio para grabar el gancho silbado de 'Generals and majors'. Con lo sencillo que habría sido llamar a Kurt Savoy.

Kurt Savoy, nacido Francisco Rodríguez en Andújar (Jaén) en 1946, es un hombre que sigue su propio camino: presentó y firmó ejemplares de 'Kurt Savoy', biografía escrita por Manuel Macià i Vila, en Barcelona el jueves pasado, ¡dos días antes de Sant Jordi! Se trata de la segunda biografía que merece el personaje. La primera fue 'Silbidos de gloria', firmada por Miguel Adrover (no es el homónimo diseñador de moda).

MENTIRAS A MEDIAS

Es remarcable la honestidad del nuevo volumen, cuya contraportada admite que el texto contiene "verdades y mentiras a medias", señala que "a las estrellas hay que dejarlas brillar en el firmamento y no bajarlas jamás a la tierra, de hacerlo pierden la magia" y aclara que "como decía Miguel Hernández, las biografías solo interesan a los biografiados, a no ser que se condimenten con un grano de fantasía". Avisado estás.

Es un hombre que marca su camino: firmó su biografía dos días antes de Sant Jordi

El 'showman' catódico Toni Rovira fue el anfitrión de la escala barcelonesa de Kurt Savoy, Curro para amigos y conocidos. La noche anterior al Sant Jordi particular de Curro organizó y presentó una gala en su honor en Luz de Gas, una amena revistilla por la que desfilaron a ritmo de metralleta la guía espiritual Nube de María, el mago Gerard Borrell, el grupo de rock Spritdiví en formato de dúo, el cantautor Carlus One (que acaba de grabar con Curro 'Cowboy de carretera'), el joven conjunto de rock and roll Los Átomos y la tremenda rumba flamenca de Maruja Garrido, cuyo rescate justifica por sí solo la trayectoria de Rovira.

¿Y Curro? Curro zascandileó feliz por la función de variedades, antiguo mundo del espectáculo redivivo, y silbó un número con este y un número con aquel. Hasta que llegó su hora y, ya el centro de atención, chifló los temas principales de las películas 'El profesional' y 'El bueno, el feo y el malo', 'Over the rainbow' y 'Mediterráneo'. De piedra se quedó el público con sus interpretaciones. Curro silba como tú respiras, tanto por expulsión como por absorción de aire, y a menudo consigue un sonido sobrenatural que pone los pelos de punta.

UN BOTE DE COLA-CAO

Todo empezó en 1961, cree. Curro se presentó al concurso Conozca a sus Vecinos, de Radio Madrid. El premio para el ganador eran 100 pesetas y un bote de Cola-Cao. Interpretó con su guitarra 'El rock de la cárcel', adaptación al español del 'Jailhouse rock' de Elvis a cargo de los mexicanos Teen Tops, y al llegar a una parte de guitarra que no sabía tocar se arrancó a silbarla. Ganó. "El bote de Cola-Cao me hizo mucha ilusión", dice.

Lo dice en un café del centro de Barcelona la mañana siguiente al show de Luz de Gas, antes de ir a firmar libros y a grabar una entrega de 'Toni Rovira y tú'. Rovira está sentado a su lado, ya o aún vestido de presentador: colorista conjunto de chaleco y chaqueta a rayas y pajarita de pedrería. No pierde el tiempo Rovira: prepara, bolígrafo en mano y folios sobre la mesa, el guión del programa del día y habla por el móvil con los anunciantes o posibles anunciantes. "Lo hago casi todo yo", dice.

Solo el silbo gomero se le resiste: le da cosa ponerse los dedos en la boca

Curro es conocido como el Rey del Silbido y nadie le ha discutido el título, por algo será. De la mano del productor Miguel Calderón de la Barca silbó las composiciones de Ennio Morricone para los 'spaghetti western' de Sergio Leone. En principio son lecturas de temas ya existentes, no son suyos los silbidos que se escuchan en las versiones originales, pero Curro sospecha que por extraños conductos sus pitidos emergieron en las bandas sonoras de la llamada trilogía del dólar. "He investigado, pero no puedo probarlo. Yo no sabía qué grababa", dice. En cualquier caso le convirtieron esas grabaciones en un silbador célebre.

COCO CHANEL

De lo que no hay duda es de que es él quien da voz al canario Vanessa Paradis en un anuncio de la fragancia Coco de Chanel, solo uno de sus hits.

Afincado en París desde finales de la década de 1970 con su esposa Clarita Montes, en su día torera y cantante, a Curro no le falta trabajo. Deshoja la margarita de si acepta o no una oferta de Disneyland París para actuar en un nuevo espacio dedicado al western, prepara una gira estadounidense organizada por una fan y dirige la Association des Siffleurs du Monde.

En este panorama de color de rosa hay no obstante una nube negra: el silbo gomero. Se le resiste a Curro este alucinante idioma silbado. "Es que soy extremadamente escrupuloso y no puedo ponerme los dedos en la boca así como así", dice.