11 jul 2020

Ir a contenido

Un joven muere de un disparo en una pelea en una discoteca del Paral·lel de Barcelona

Uno de los clientes ha colado una pistola de dimensiones reducidas con la que ha matado a la víctima

GUILLEM SÀNCHEZ / BARCELONA

Joan Durán relata còmo el dispositivo policial les ha despertado de madrugada / ACN

Joan Durán relata còmo el dispositivo policial les ha despertado de madrugada
Entrada de la discoteca donde se ha producido la reyerta mortal.

/

Manuel se ha levantado de la cama a las cinco de la madrugada. No podía dormir porque afuera había “jaleo”. El vecino, en pijama y asomado a su balcón, desde su tercer piso de la avenida Paral·lel, ha visto la trifulca que se arremolinaba junto a la salida de incendios de la discoteca Koko Premium. Algo grave acababa de ocurrir porque entre el griterío ha divisado a un hombre, desesperado, aporreando un coche hasta que ha reventado el cristal trasero. Estaba todo oscuro y, con las primeras sirenas de los coches de los Mossos d’Esquadra acercándose a lo lejos, un grupo de jóvenes ha emprendido la huida “corriendo”. Una desbandada que se ha perdido por Paral·lel, hacia las callejuelas del Raval.

UN HOMBRE SOBRE LA ACERA 

La noche de fiesta estaba a punto de acabarse para los clientes de este local, casi todos de origen caribeño, que han tenido cuerda hasta el final. Entonces se ha desencadenado una riña. Uno de los implicados ha desenfundado una pistola, de dimensiones reducidas, y ha disparado contra un joven de 28 años nacido en la República DominicanaSus compañeros le han sacado fuera y lo han tendido sobre la acera. Los médicos del SEM han tratado de salvarlo con un masaje cardíaco practicado en plena calle, pero no han podido reanimarlo. Ha muerto a los pocos minutos a causa del disparo. 

En pocos minutos, un gran desembarco policial de los Mossos d’Esquadra ha colapsado la avenida. Más de 20 vehículos han rodeado la zona y han desalojado la discoteca. La Guardia Urbana ha acordonado un espacio amplio para despejar el terreno a los investigadores del grupo de homicidios de Barcelona.

Con el Koko cerrado, los agentes han comenzado a interrogar a los testimonios para identificar al autor del disparo. Otros policías han peinado la zona acordonada revisando con linternas los bajos de los coches más cercanos, en busca del arma homicida. Los agentes ya tienen en su poder documentos gráficos del interior de la discoteca que están facilitando la tarea de reconstrucción de los hechos. Hacia el mediodía de este viernes, dos agentes de la unidad científica han regresado a la discoteca para escudriñarla nuevamente y buscar restos biológicos en el lugar de la pelea que ayuden a cerrar el círculo de sospechosos. 

UNA PISTOLA EN LA DISCOTECA

Aunque, de entrada, todo parece indicar que se trata de un reyert zanjada a disparos, el hecho de que un cliente haya decidido colar una pistola en la discoteca preocupa a la policía porque podria indicar cierta premeditación por parte del homicida. Habitualmente la seguridad privada de las discotecas puede comprobar mediante detectores de metal de que nadie entra armado a el recinto, pero no están obligados por ley a tomar esta precaución. 

Una discoteca sin incidentes 

El Koko Premium había abierto hacía pocas semanas. Antiguamente se llamaba Brisas del Caribe, el cambio de nombre no ha alterado el perfil de sus clientes, fundamentalmente jóvenes sudamericanos. Este viernes abrirá nuevamente sus puertas, según un comunicado que la discoteca ha hecho llegar a sus clientes en las redes sociales. En la nota remarcan que el acto "vandálico" de esta madrugada se ha producido por causas "ajenas" a la discoteca y que el Grupo Premium -propietario de más locales parecidos- aspira a mantener "la confianza" del público. Fuentes policiaels han confirmado que la discoteca "cumple la normativa" y que anteriormente no se habían producido incidentes graves en el local.