Ir a contenido

PRÓXIMO ESTRENO AUDIOVISUAL

Colau, íntima y leñera

El documental sobre la alcaldesa pone de manifiesto sus dudas y su falta de sintonía con la oposición

"No quiero formar parte de su mundo", dice la entonces candidata en la cinta, consciente del poder de su marca

Carlos Márquez Daniel

Colau, tras recibir la llamada de Trias felicitándola por la victoria electoral, en una imagen del documental. / NANOUK FILMS

Colau, tras recibir la llamada de Trias felicitándola por la victoria electoral, en una imagen del documental.
Colau, junto a Alfred Bosch (ERC), Alberto Fernández Díaz (PP), Jaume Collboni (PSC) y Xavier Trias (CiU), en la plaza de Sant Jaume.

/

Del señorío de Xavier Trias a la euforia de Ada Colau. La noche electoral, el 24 de mayo del 2015, cuando la cosa va de un solo concejal, la candidata de Barcelona en Comú recibe la llamada del alcalde. "Muchas gracias, ha sido muy disputado. Muchas gracias por la llamada, un abrazo". El líder de CiU la felicita por su victoria en las municipales de Barcelona. La exportavoz de la PAH cuelga y se desata. También Gerardo Pisarello grita y levanta los brazos; el impasible profesor de universidad. Esta es una de las muchas perlas del documental 'Alcaldessa', que la prensa ha podido visualizar esta mañana antes de que a finales de abril se estrene en el Festival de Málaga.

La cinta sirve para confirmar varias cosas: Colau es una marca registrada y lo sabe; su pareja, Adrià Alemany, corta el bacalao como pocos; la relación con los socios de Iniciativa es entre escasa y nula, y muchos de los miedos previos a alcanzar la alcaldía se han acabado haciendo realidad. El director Pau Faus fue su sombra durante diez meses, incluso cedió su cámara para que ella pudiera realizar confesiones en forma de videoblogs. Es ahí donde Colau regala más titulares. Tras el segundo debate electoral, se sincera: "Me he encontrado ahí en medio y me he dicho ' no me creo nada de lo que está pasando aquí, es todo mentira'. Todo hombres que dominan la situación, que en los debates están de acuerdo en todo. Cada vez que he ido a un debate me he sentido una intrusa sin ganas de sentirme incluida. No quiero formar parte de su mundo". 

"UNA HOSTIA MONUMENTAL"

El documental quizás no acabe de gustar a los socios de Colau en Barcelona en Comú, en especial a ICV-EUiA. 'Alcaldessa' recuerda los tiempos en los que se gestó la denominada confluencia de fuerzas. "Esta semana hemos chocado con la 'real politik'. Los partidos son maquinarias que necesitan dinero, cuotas, que tienen el culo pelado de negociar. Es un golpe muy duro porque venimos de la política de la cooperación y la revolución democrática. Nos hemos pegado una hostia monumental" espeta la candidata. El único cameo de un miembro de Iniciativa corre a cargo de la concejala Laia Ortiz, que en una reunión en la que se debate incluir o no el rostro de Colau en la papeleta para votar, opina: "Transmite mucho personalismo, mucha jerarquía, y no el discurso que queremos lanzar de construir en común, de manera colectiva". No le hicieron caso. "Ada es un símbolo, no simplemente una persona. Es una pura herramienta de comunicación", le responde un miembro de la campaña. 

El documental está exento de crítica porque no pretende realizar un análisis objetivo. En eso, el realizador es honesto. Pero tampoco es un encargo, así que brinda escenas en las que la alcaldesa admite ciertas contradicciones, como cuando en uno de sus apuntes personales se acuerda de cuando criticó en las redes sociales a Pablo Iglesias por aparecer en la papeleta de las últimas elecciones europeas. Ella es la primera que parece conocer el poder de la marca Colau que antes quizás no reconocía: "Mi cara ya significa cambio, la PAH, el activismo, el compromiso. La duda es si sirvo para alcaldesa de Barcelona, eso es lo que la gente no sabe". 

UN MARIDO PARA TODO

También hay momentos de duda y lamento: "Hay días en los que se me hace duro. Especialmente por el tema Luca (su hijo) porque lo estoy empezando a ver muy poco y eso me pone de muy mal humor". Otro: "Los días en los que lo paso mal en Guanyem me acuerdo de la PAH". Y uno más: "Hay que poder hacer política sin ser un hombre fuerte y arrogante, que todo lo responde, que no tiene dudas".

El que se confirma como hombre fuerte del proyecto, tampoco se descubre nada nuevo, es Alemany. Lo que él dice, a tenor de lo que muestra la película, va a misa, incluido el atuendo que debe lucir la candidata en un debate o la fotografía que se acabaría usando como cartel electoral. De su puño también sale la lista electoral, garabateada en una pizarra en el local de Barcelona en Comú. Su tono siempre sobresale, nadie le corta. El director también capta el momento en el que el marido de Colau descubre una noticia en internet que le indigna. Un portal de "izquierda indepe", en palabras de Manuel Simarro, hombre fuerte en materia de prensa y comunicación, vincula a Alemany con Millet y Urdangarín en la Fundación del Barça. Puñetazo en la mesa y consejo de su esposa: "Respira dos minutos, tranquilo". 

LOS BESOS DE PISARELLO

La cinta guarda otras pequeñas historias estelares: la confesión de Colau de ser "una inútil en esto de cuidarse y peinarse", el momento en el que todos visualizan con cara de póquer el vídeo de la canción del 'run-run', la imagen de Pisarello lanzando besos a una televisión durante la intervención de la candidata en un debate, o un desesperado Simarro intentando, desde el fondo de la sala, que Colau cortara el rollo durante su discurso en el foro Primera Plan@ de este diario.

El documental empieza y termina con una misma frase: "No olvidemos nunca quiénes somos y por qué estamos aquí". Para ello, la todavía candidata promete "estar fuera del ayuntamiento, estar el máximo tiempo posible en la calle hablando con la gente en la calle". Dentro de tres años, la ciudad valorará.