27 feb 2020

Ir a contenido

Juan Carlos I se queda sin plaza en Barcelona, que recupera el nombre de Cinc d'Oros

La Ponencia del Nomenclátor ha informado favorablemente de la propuesta

Es la segunda denominación borbónica que elimina el equipo de Colau tras la del salón de plenos, dedicado a la Reina Regente

CRISTINA SAVALL / TONI SUST / BARCELONA

La plaza Joan Carles I se sitúa en el cruce entre Diagonal con paseo de Gràcia.

La plaza Joan Carles I se sitúa en el cruce entre Diagonal con paseo de Gràcia. / JUANJO PÉREZ

Juan Carlos I se quedará sin plaza en Barcelona, ya que el ayuntamiento recuperará el nombre de Cinc d'Oros para el cruce entre la avenida Diagonal y el paseo de GràciaSe llamaba así a principios del siglo XX por la imagen que formaban las farolas, que recordaban la figura del cinco de oros de la baraja española. La Ponencia del Nomenclátor informó el miércoles favorablemente de la propuesta, que ahora deben aprobar los consejos de distrito del Eixample y de Gràcia, que ya dio en el 2012 luz verde a este cambio de nombre, a iniciativa del ICV-EUiA. Entonces, el proceso no pasó de allí. Ahora, el último trámite es la firma de un decreto por parte de la alcaldesa Ada Colau, para que certifique el cambio.

El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, lo ha anunciado en el acto de inicio de los actos de conmemoración del 85º aniversario de la proclamación de la Segunda República que el ayuntamiento ha programado desde este jueves al domingo bajo el lema #tenimrepúblicaBarcelona ya retiró el busto de Juan Carlos I del salón de plenos el pasado julio, y en enero, la máxima distinción que otorga la ciudad, la Medalla de Oro, a la infanta Cristina por su imputación en el caso Nóos. 

Jaume Collboni se ha mostrado rápidamente crítico a través de Twitter con la decisión del equipo de Colau. El líder del grupo municipal del PSC considera que Juan Carlos I "es una figura de nuestra historia democrática" que merece un sitio en Barcelona. "Cualquier cambio ha de respetar consenso y pluralismo", ha añadido. El concejal de CiU Joaquim Forn ha declarado que su grupo no está en contra de que la plaza deje de llamarse Joan Carles I. "Pero el cambio debe hacerse con consenso político y ciudadano. Colau no nos ha explicado nada", ha asegurado. 


Este es el segundo nombre borbónico que elimina el gobierno de la alcaldesa. El primero fue el de la Reina Regente, la archiduquesa de Austria María Cristina de Habsburgo, madre de Alfonso XIII, que daba nombre al salón de plenos del Ayuntamiento de Barcelona. El gobierno municipal decidió el pasado mes de febrero quitar ese nombre aduciendo que la regente no tuvo ninguna vinculación significativa con Barcelona. Entre los próximos cambios en el nomenclator barcelonés estarán seguramente los de la plaza y la avenida de Maria Cristina, el pasaje de Isabel, el paseo de Isabel II y el de Joan de Borbó, la calle de Alfons XII, la avenida del Príncep d'Astúries, la calle de la Reina Cristina, la calle de la Reina Victòria y el muelle Príncep d'Espanya.

EN HONOR A PI I MARGALL

La Associació Conèixer Història explica que el 12 de abril de 1936 se inauguró en la plaza del cruce de Diagonal con paseo de Gràcia un monumento en honor a Francesc Pi i Margall, presidente de la Primera República española. El obelisco fue coronado con la escultura 'Flama' de Josep Viladomat, que simboliza la República. “Durante el levantamiento militar del 19 de julio de 1936, el Cinc d'Oros fue escenario de los primeros enfrentamientos entre los militares rebeldes de los cuarteles de Pedralbes y de Sant Andreu y militantes obreros. Los soldados fueron dispersados y algunos abandonaron sus armas en la huida”, indica la asociación en su web Memòria BCN

Terminada la guerra civil, con la victoria franquista, el ayuntamiento la rebautizó como la plaza de la Victoria. Entonces se retiró la escultura de la República y al pie del obelisco se instaló un escudo de la Falange. Y en 1940 el consistorio decidió colocar una escultura de Frederic Marès, que también representaba una mujer, pero con el brazo alzado. Un águila imperial culminaba el obelisco, de ahí que durante la posguerra popularmente se la denominara popularmente la plaza del Loro.

DE LA PLAZA DEL LORO A LA DEL LÁPIZ

"Con la victoria de las fuerzas aliadas en la segunda guerra mundial, el régimen franquista optó por retirar buena parte de la simbología fascista del espacio público", asegura un portavoz de Associació Conèixer Història. Y sacaron el águila del Cinc d'Oros y el emplazamiento pasó a ser conocido como la plaza del Lápiz, por el puntiagudo obelisco. Durante la transición este cruce fue escenario de manifestaciones en favor de las libertades y de la amnistía de los presos políticos. No fue hasta 1981 cuando la plaza recibió el nombre oficial de Joan Carles I.

El 14 de julio de 1990, la escultura la 'Flama' volvió al espacio público, pero fuera de su emplazamiento. El ayuntamiento la ubicó en la plaza de Llucmajor de Nou Barris, ahora pendiente de que se haga efectivo el ya aprobado cambio de nombre por el de plaza de la República. El traslado de este monumento ha originado tímidas protestas para que la estatua se vuelva a instalar en la plaza del Cinc d'Oros, pero los vecinos de Nou Barris se oponen y defienden que ya está identificada con este distrito. La estatua franquista de la Victoria fue retirada por el ayuntamiento el 30 de enero de 2011.