PLENO MUNCIPAL

Colau logra entre reproches la regulación que evita un alud de peticiones de licencias de piso turístico

El consistorio aprueba un plan especial que el sector califica de "arbitrario e ilegal"

3
Se lee en minutos
Toni Sust
Toni Sust

Periodista

ver +

El pleno municipal ha aprobado este viernes el Plan Especial Urbanístico de Pisos Turísticos, que acabará integrando el plan que regulará todos los alojamientos turísticos, de marcado carácter restrictivo, que se prevé aprobar en julio. El sentido de que se avance ahora una parte es evitar un alud de peticiones de licencias para piso turístico, cuya concesión está actualmente suspendida.

El problema viene de que alguien en el ayuntamiento se dio cuenta demasiado tarde que la regulación previa, establecida por el equipo del exalcalde Xavier Trias, se extinguía el próximo 3 de mayo. Entre esa fecha y julio quedaban dos meses en que no existiría veto alguno. Por eso se llevó el plan circunscrito a los pisos a la comisión de Ecología, Urbanismo y Movilidad de la semana pasada. Ya allí los grupos se mostraron indignados por sentirse entre la espada y la pared: o aprobaban la regulación, es decir, o permitían que no fuera rechazada, o abrían la puerta al avalancha de peticiones. Todos menos el PP, que ya anunció un voto contrario, se reservaron su voto hasta el plenario de hoy.

Al final no ha habido drama, pero si un baño de reproches al gobierno municipal. Barcelona en Comú y el PSC han votado a favor del plan, rechazado por el PP. El resto ha optado por la abstención. Pero todos han denunciado improvisación y muchos, coacción. “Hacen chantaje: si no se aprueba esto habrá un diluvio de peticiones, no seremos quienes contribuyan a ello”. “Nos sentimos coaccionados”, ha lamentado el concejal de Ciutadans Koldo Blanco. “Es una votación incómoda, no deseada. Esperemos que el gobierno entienda que las cosas no se pueden hacer así”. ERC se ha abstenido por considerar que los informes jurídicos pedidos para avalar el plan no les convencen.

MOJARSE

“Nos sería cómodo abstenernos”, ha dicho el socialista Daniel Mòdol, que ha recordado que el tema de la ordenación turística no empezó con Barcelona en Comú: “Es un problema que no ha creado este gobierno”. Mòdol ha defendido el apoyo a una medida en el marco de “una votación burocrática”, si bien ha compartido parte de la crítica a lo restrictivo con el turismo de los planes del consistorio: “Compartimos que regular no es prohibir”. Por el PP, Javier Mulleras ha descalificado el plan por el fondo y por la forma. Qué sentido, se ha preguntado, tiene vetar un bloque entero de pisos turísticos. “¿Qué molestias causa que sean distintas de las de un hotel?”. Mulleras ha cuestionado, formalmente, que el equipo de Colau haya aprovechado el proceso abierto por Trias para desarrollar la regulación pese a que es muy distinta a la que planeaba CiU, por lo que ha considerado que debía haberse abierto un proceso nuevo.

CRÍTICA DE APARTUR

Noticias relacionadas

Representantes del sector han criticado con dureza la gestión del tema por parte del equipo de gobierno. La Asociación de Apartamentos Turísticos de Barcelona (Apartur) ha calificado el plan aprobado de “arbitrario e ilegal” y lo ha visto como “una prueba más de que la improvisación y la arbitrariedad rigen en el proceso de regulación de las viviendas de uso turístico en Barcelona”.

En un comunicado, la asociación también ha criticado que el debate en comisión del plan tuviera lugar en plena Semana Santa. Para su presidente, Enrique Alcántara, es “muy grave” que se haya tramitado el plan “sin trámite de información pública ni posibilidad de plantear alegaciones, a pesar de que se han realizado modificaciones de gran calado”.

El PP provoca una derrota de Colau por los edificios públicos ocupados

Alberto Fernández Díaz ha logrado en el pleno municipal de este viernes forzar una derrota de Barcelona en Comú, a cuenta de los edificios de titularidad pública municipal que están ocupados. El PP ha presentado una proposición que insta al consistorio a desalojar  a los okupas de sus sedes para darles uso de equipamiento para los vecinos. Aunque las proposiciones del ayuntamiento son como las mociones del Parlament, victorias más políticas que efectivas ya que no son de obligado cumplimiento, en el terreno simbólico ha supuesto un mensaje a la alcaldesa en el sentido de que los grupos  no ven con buenos ojos que se toleren las ocupaciones en locales públicos. Barcelona en Comú y la CUP han votado en contra, ERC se ha abstenido y el resto de grupos han votado a favor. Entre los locales que cita el PP figuran el edificio Transformadors, en el Eixample y las casas del Hort de la Vila, en Sarrià.