PROYECTO DISCUTIDO

BCN inicia hacia Esplugues la lenta extensión de la red ciclista metropolitana

El carril entre ambos municipios se estrenará en abril del 2017 y será compartido con los peatones

Los usuarios piden una malla rápida que les considere un vehículo y no un "mero transporte de ocio"

Simulación del carril bici que unirá Barcelona con Esplugues. Vista desde el paso debajo de la Ronda.

Simulación del carril bici que unirá Barcelona con Esplugues. Vista desde el paso debajo de la Ronda.
Simulación del carril bici que unirá Barcelona con Esplugues. Vista desde la salida del puente de la Ronda de Dalt.

/

3
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

En abril del 2017, si las obras empiezan en junio y terminan, como está previsto, en diez meses, Barcelona y Esplugues de Llobregat quedarán unidas por un nuevo carril bici que irá paralelo a la Diagonal, donde la ciudad se pierde de vista en un sindiós viario. Concretamente, coserá la populosa avenida con la de los Països Catalans del municipio vecino, en una suerte de eje que los ciclistas compartirán con los peatones. Esta obra, que llegará con un retraso, como mínimo, de año y medio, forma parte de la batería de medidas que el gobierno metropolitano tiene en mente para potenciar la movilidad a pedales entre las 35 urbes que rodean la capital catalana.

El proyecto costará 1.035.600 euros -en enero del 2015 se hablaba de 880.000 euros- y se encargará de ejecutarlo la empresa Rogasa. El principal reto de la obra es sortear el nudo viario que se genera en el enganche con la Ronda de Dalt, en el punto en el que esta vía rápida enfila su recorrido hacia el Baix Llobregat. A través de un comunicado, el Área Metropolitana ha informado este martes de que el corredor se ejecutará con un sistema de construcción "poco agresivo", lo que garantizará, sigue la nota, que la vía "quede bien integrada al tiempo que ofrece todas las garantías de seguridad". 

AUTOPISTA O PASEO

Es habitual en muchas ciudades del norte de Europa encontrar asido a la autopista un carril bici que sigue el mismo trazado que los vehículos a motor y que une varias localidades. Suelen ser viales anchos y avanzan sinuosamente, sin tropezones y al margen de cualquier sendero reservado para los excursionistas. No es el caso del proyecto en cuestión, puesto que, tal y como muestran las imágenes virtuales facilitadas por el área metropolitana, las bicis compartirán espacio con los peatones. 

Retraso y cambio de planes en el carril bici de la plaza de Espanya

Los ciclistas deberán esperar algunos meses más para disponer de carril propio en la plaza de Espanya. En julio del 2015 se llevaron a cabo pruebas para instalar el vial para bicis en la parte interior de la rotonda, junto a la fuente. El ayuntamiento daba por hecho que el corredor se haría. Pero no. El consistorio planea ahora una transformación más integral del entorno, que no ha concretado, y según se avanzó en la comisión de Seguridad y Movilidad de la semana pasada, lo más seguro es que las bicis vayan por el exterior. Esa opción, sin embargo, la descartaba en verano el propio director de Movilidad, Adrià Gomila, argumentando que la bici se encontraría con el bus en demasiados cruces.  

Llama la atención esta solución cuando Barcelona lleva más de un lustro discutiendo cómo resolver la convivencia entre ambos colectivos. Es más, el nuevo vial se estrenará cuando ya habrá vencido la moratoria de 18 meses que en febrero se dio a la modificación de la ordenanza de circulación: en septiembre, si no hay contraorden del gobierno de Ada Colau, las bicis deberán bajarse de la mayoría de las aceras de los 10 distritos, y de este modo, caminantes y ciclistas, dejarán de compartir espacio.

Noticias relacionadas

Albert Garcia, portavoz de la Coordinadora Catalana de Usuarios de la Bicicleta, considera que el proyecto no se corresponde "con una verdadera malla ciclista". "Le pueden llamar como quieran, pero esto no es un buen ejemplo de cómo tiene que ser una red para bicicletas". Su tesis casa con el ejemplo expuesto de esas regiones con mayor cultura ciclista. "Lo que necesitamos -argumenta este veterano defensor de la bici- son auténticas autopistas para bicis que te permitan moverte con agilidad y comodidad por el área metropolitana, no caminos rurales o de paseo que solo sirvan para que las familias paseen el fin de semana". "El proyecto bebe de los peores errores que se han cometido en Barcelona en los últimos años en materia de diseño de carriles ciclistas", resume Garcia. 

  

Temas

Bicicletas