09 ago 2020

Ir a contenido

NUEVA MORATORIA

Los perros podrán seguir sueltos en Barcelona hasta el 2018

El ayuntamiento delimitirá 1.200 metros para los animales en la playa de Llevant durante el verano

La ordenanza que obliga a atarlos no se aplicará hasta que haya nuevas zonas donde no sea necesario

Toni Sust

Los vecionos de Barcelona opinan sobre el decreto que en 2018 prohibirá llevar los perros desatados en la vía pública.   / JOSEP GARCIA / ANA C. BAIG

Los barceloneses podrán seguir paseando a sus perros sin atarlos hasta el 2018. Así lo ha anunciado este viernes la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, que ha informado de que se inicia el despliegue de la ordenanza municipal de protección, tenencia y venta de animales, en la parte que atañe a su "conducción".

La ordenanza se aprobó en el 2014 y establece que los perros vayan atados. Pero el consistorio, con el convergente Xavier Trias al frente, abrió una moratoria que concluía a final de marzo al entender que antes de imponer el veto debía habilitar áreas en todos los distritos en los que los canes sí pudieran desplazarse sueltos, al margen de en los parques urbanos y siempre que no sean perros peligrosos, que obedezca las órdenes verbales de quien los lleve y que no escapen de su campo visual. Sanz ha anunciado que se inicia el desarrollo de la ordenanza, ha culpado al anterior de gobierno municipal, de CiU, de inacción, y ha informado de que la moratoria se amplía hasta que todos los distritos dispongan de zonas de ocio canino y zonas de uso compartido con franjas horarias.

Las MEDIDAS

  • Moratoria La ordenanza aprobada en el 2014 obliga a llevar los perros atados, pero se estableció una moratoria que no obligaba a hacerlo hasta abril de este año, a la espera de habilitar espacios de ocio para los animales. Ahora la moratoria se amplía hasta el 2018, cuando se espera contar ya con todas las nuevas zonas. Hasta entonces solo los perros peligrosos tendrán que ir atados.
  • Playa Está prohibido llevar perros a la playa durante la temporada de baño. El consistorio anuncia un plan piloto que permitirá que este año acudan a un espacio cercado de 1.200 metros cuadrados en la playa de Llevant. La temporada de baño comprende los fines de semana de abril a octubre, del sábado anterior al Viernes Santo hasta el lunes de Pascua, y del 1 de junio hasta el último domingo de septiembre.
  • Nuevas áreas Hay 107 equipamientos para perros, que suman 32.800 metros cuadrados. Cuando se complete el plan municipal serán 118, que ocuparán 38.000 metros cuadrados. La ordenanza también prevé 73 zonas de usos compartidos en franjas horarias, como mínimo una por cada barrio: espacios en los que a determinadas horas, a la vista de que la afluencia de gente es menor, se podrá ir con el perro suelto.

Cuando todo esté hecho, un decreto de la alcadía aprobará la nueva regulación. Aunque es posible que en algunos distritos el objetivo se alcance antes del 2018, la teniente de alcalde ha considerado que no tendría sentido implantar por partes la nueva normativa.

El ayuntamiento calcula que en Barcelona, según datos del 2014, hay 70.000 perros, de los que solo 45.000 están debidamente registrados. Para poder dejar el perro suelto en las áreas previstas será de uso obligatorio el carnet de tenencia cívica responsable que regulará el decreto.

Las zonas de ocio son espacios planteados para que los perros “se socialicen” y hagan ejercicio, según Sanz, que ha defendido “una ciudad amiga de los perros, una Barcelona para todas las especies”.

UN COSTE DE TRES MILLONES

La ordenanza prevé que como mínimo haya una zona de ocio de más de 700 metros cuadrados en cada distrito. En la actualidad hay 107 equipamientos para perros -que suman 32.800 metros cuadrados-, y cuando se complete el plan municipal serán 118, que ocuparán 38.000 metros cuadrados. La ordenanza también prevé 73 zonas de usos compartidos en franjas horarias, como mínimo una por cada barrio: espacios en los que a determinadas horas, a la vista de que la afluencia de gente es menor, se podrá ir con el perro suelto.

El desarrollo de la ordenanza, del que se calcula un coste de tres millones de euros, supondrá la creación de por lo menos cinco nuevos espacios de ocio y la ampliación o traslado de otros cinco. 

QUIZÁ EN EL AUTOBÚS

Hasta ahora estaba prohibido llevar perros a la playa durante la temporada de baño si no son de asistencia. Sanz ha anunciado que este año habrá una prueba piloto en la playa de Llevant, donde se cercará un espacio de 1.200 metros cuadrados al que se podrá acudir con los canes. La temporada de baño comprende los fines de semana de abril a octubre, del sábado anterior al Viernes Santo hasta el lunes de Pascua, y del 1 de junio hasta el último domingo de septiembre. Se prevé que el programa piloto empiece en junio.

No se podrán abandonar residuos ni excrementos del animal en la arena ni en el agua, algo que podrá ser sancionado. No se podrá lavar con jabón a los perros. El consistorio también aconseja evitar que sufran un golpe de calor o quemaduras por el sol.

Sanz ha abierto la puerta a que el consistorio se plantee permitir que los perros puedan entrar en los autobuses por lo positiva, ha dicho, que ha sido la experiencia de permitir que viajen en metro, lo que está permitido desde octubre.

EL AUTOBÚS Y EL PP

Aunque no es de suponer que Barcelona en Comú haya querido dar satisfacción a la petición del PP, se da la circunstancia de que el pasado miércoles Alberto Fernández Díaz reclamó ampliar dos años la moratoria de la ordenanza de animales, como así será: “La normativa es de imposible cumplimiento, porque el ayuntamiento no ha hecho las actuaciones necesarias para su aplicación”.

OBLIGACIONES

Entre las obligaciones que la ordenanza impone se encuentra la de que los perros no estén atados más de dos horas (una, si son cachorros), la de que se vendan o adopten esterilizados o con el compromiso contractual de que serán esterilizados, la de que no sean alojados en terrazas, balcones, patios interiores y la de que tengan un seguimiento veterinario por lo menos una vez al año.

Los perros peligrosos, sujetos y con bozal

Todos los perros tienen que estar censados y provistos de identificación con microchip. Es obligatorio recoger sus deposiciones y limpiar aquello que ensucien (las normas no siempre se cumplen, como puede delatar cualquier acera a menudo), pero los perros peligrosos cuentan con una normativa específica que impone varios obligaciones. Tienen que siempre con bozal e ir sujetos con una cadena. No los pueden llevar menores de 18 años. Una persona no puede llevar más de un perro potencialmente peligrosos. La persona que pasea un perro potencialmente peligroso tiene que llevar encima la licencia municipal, el documento idenfiticativo y la certificación del censo. Se considera perros potencialmente peligrosos a aquellos que pertenecen a estas razas o cruces: Akita Inu, terrier de Staffordshire americano, bullmastiff, doberman, dogo argentino, dogo de Bordeus, fila brasiler, mastín napolitano, pit bull terrier, presa canario, Rottweiler, Staffordshire pit bull terrier, Tosa Inu o japonés.