27 oct 2020

Ir a contenido

ENCUESTA DE SERVICIOS MUNICIPALES

Crece la preocupación ciudadana por el turismo en Barcelona

Ciutat Vella, Eixample y Gràcia concentran la mayor inquietud por la concentración de visitantes

El paro, la inseguridad y la limpieza son considerados los problemas más graves de la ciudad

Toni Sust

 Grupos de turistas, en el mercado de La Boqueria.

 Grupos de turistas, en el mercado de La Boqueria. / RICARD FADRIQUE

Mirando atrás en la tablas de estadísticas disponibles se puede apreciar algo que a estas alturas parece sorprendente: hasta el 2005, el turismo no aparecía como problema en las tablas de la Encuesta de Servicios Municipales que el ayuntamiento elabora cada año y cuya edición del 2015 fue presentada este jueves por el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello. El 2006 es el primer año en el que aparece un porcentaje de barceloneses que lo consideraban el problema principal de la ciudad: el 0,5%.

En los años siguientes registró altibajos, sin dispararse. Fue en el 2014 cuando ya se vio que la ciudadanía había experimentado un cambio en la percepción del turismo. Entonces hubo un salto: un 3,8% de los ciudadanos señaló el turismo como principal inquietud, frente al 1,2% del año anterior. 

En el 2015 la progresión se mantuvo y el incremento ha sido notable: un 6,4% de los 6.000 encuestados para la elaboración del sondeo afirman que el turismo es el principal problema. Casi el doble que un año atrás. El turismo es ahora la cuarta causa de preocupación, cuando en el 2014 era la séptima.

DOS MUNDOS

El turismo crece como preocupación en la ciudad pero esencialmente porque se ha convertido en una cuestión clave en tres distritos: Ciutat Vella, Eixample y Gràcia. En Ciutat Vella, los vecinos señalan como principal problema la inseguridad (lo afirma un 21,6%), seguida del Turismo (15,4%). En el Eixample, el turismo es la quinta causa de preocupación (un 7,3% la citan). En Gràcia es la segunda, con un 9,8%. El caso es que, lógicamente, estos tres distritos, en los que se concentra la actividad turística, son los que presentan valores más elevados de inquietud por el fenómeno. La evolución en estas zonas ha sido considerable. Porque el año pasado en Ciutat Vella un 9,5% veía el turismo como el conflicto principal, casi seis puntos menos que ahora. En el Eixample era un 6,2%, un punto menos, y en Gràcia, un 4,6%, menos de la mitad que en el 2015.

Pero además sucede que en el resto de la ciudad el fenómeno y la preocupación que suscita apenas existen. De lo desigual que es la presencia del turismo en Barcelona por zonas da cuenta el hecho de que en Nou Barris y Sant Andreu es elegido como principal problema por un 0% de los vecinos. En Horta-Guinardó, por un 0,2% y por un 0,3% en Sarrià-Sant Gervasi.

Con los datos de la encuesta en la mano Pisarello ha considerado justificada la intención de la alcaldesa, Ada Colau, de “gobernar el turismo y regularlo”, ya que, ha advertido, es un bien pero también puede causar conflictos, una tesis que Barcelona en Comú defiende desde su campaña electoral y que llevó a sus rivales a denunciar que el nuevo gobierno municipal amenazaba el sector como origen de ingresos.

Colau dictó una moratoria de un año para la concesión de licencias de alojamientos turísticos, lo que generó protestas. La crítica le llegó de varios frentes y por diferentes conceptos. En parte por establecer un veto general cuando la presencia del turismo, de los alojamientos y de de la oferta hotelera no es ni mucho menos homogénea, lo que hubiera podido abrir la puerta a regular por áreas. En parte, también, porque muchos ven en la moratoria una vía abierta a que localidades cercanas a Barcelona se acaben quedando proyectos.

PROBLEMAS ECONÓMICOS

El turismo sube de séptimo a cuarto mientras que los problemas económicos caen como causa de inquietud: pasan de ser considerado el tercer problema más grave al sexto. Los tres primeros de la lista son el paro (16%), la inseguridad (8,2%) y la limpieza (7,4%). Pisarello ha subrayado que aunque la inseguridad siga segunda, ha bajado desde el 2014, cuando un 9,7% de los barceloneses lo elegían como primer problema de la ciudad. La limpieza preocupa a un 2% más que en el sondeo anterior.

La circulación está justo por debajo del turismo como principal preocupación. Un 6,3% de los encuestados la sitúan primera del ránquing. Lo llamativo es que ese grupo ha crecido de forma manifiesta. En el 2014 un 4,6% lo juzgaba el mayor problema. La encuesta arroja alguna incoherencia relativa, como el hecho de que pese a que el paro es considerado el primer problema, la petición al ayuntamiento de que tome medidas para combatirlo es la cuarta de la lista, tras la petición de que mejoren los aspectos políticos, la de que mejoren los equipamientos municipales y la de que haya una mayor limpieza.