07 jun 2020

Ir a contenido

POLÍTICA CULTURAL

El gobierno municipal no se opone al Hermitage

El ayuntamiento está a la espera de los informes técnicos para aprobar la sede del nuevo museo en el puerto

Jaume Asens explica en la comisión de Cultura que "no está en contra pero que no se aportará dinero"

EL PERIÓDICO / BARCELONA

El frente marítimo desde el Morrot.

El frente marítimo desde el Morrot. / RICARD CUGAT

El Ayuntamiento de Barcelona está a la espera de los informes técnicos para aprobar la sede del nuevo museo del Hermitage en la facultad de Náutica, en el edificio de la Aduana, o en un inmueble de nueva construcción dentro de la zona portuaria. Jaume Asens, teniente alcalde que asume la dirección de Derechos de la Ciudadanía, Participación y Transparencia en el consistorio, informó la tarde del jueves en la Comisión de Cultura que el gobierno municipal no se opone a este proyecto, aunque "no invertirá dinero público" por tratarse de una iniciativa privada no prioritaria para la ciudad.

La comisión en la que Asens presentó el  'mapa d'equipaments culturals de la ciutat' fue tensa y generó un encendido debate en la oposición, que mayoritariamente rechazó la propuesta, a excepción del PSC que mantuvo una postura moderada. El teniente alcalde declaró que el reto de los próximos años no pasa para construir nuevos equipamientos, sino por desarrollar conceptos como "consolidar, conectar, compartir, democratizar, impulsar la autonomía, la transparencia y la gestión ética". E indicó que uno de sus objetivos es que el archivo de la agente literaria Carme Balcells vuelva a Barcelona

Jaume Ciurana, portavoz de CiU, le respondió que el gobierno de Ada Colau está empequeñeciendo la cultura en Barcelona. "Cada día la hace más marginal y prescindible", dijo. Àngels Esteller (PP) siguió en la misma línea que Ciurana. "El gobierno está convirtiendo a Barcelona en un pequeño pueblo. "La oferta cultural debe ser amplia y con miras internacionales", señaló Esteller.