NUEVAS PRIORIDADES

Barcelona impulsará la economía cooperativa y social, que ya genera el 8% de empleos

El ayuntamiento cree que el capitalismo desatado ha traído especulación y desigualdades a la ciudad

Interior de la cooperativa La Ciutat Invisible, en Riego, 35.

Interior de la cooperativa La Ciutat Invisible, en Riego, 35. / DANNY CAMINAL

Se lee en minutos

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Lo anuncio nada más asumir el cargó, y ahora lo hace explícito públicamente. El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, destaca que la voluntad del Gobierno de Ada Colau es impulsar el sector de la economía cooperativa, social y solidaria, que genera el 8% del empleo de la ciudad -unos 53.000 puestos de trabajo- y el 6% del PIB, con 3.750 millones de euros, según un informe sectorial que ha hecho público.

Junto con el comisionado de Economía Cooperativa, Social y Solidaria y ConsumoJordi Via, ha explicado que existen en la capital catalana alrededor de 4.800 experiencias de este ámbito, el 2,8% de las empresas de Barcelona.Una tendencia al alza que ya avanzó este diario el pasado octubre. 

Según los datos municipales, de ellas, 2.400 (el 50,9%) están vinculadas al tercer sector social; 1.200 son sociedades laborales (personas jurídicas mercantiles que pertenecen al menos en un 51% a sus trabajadores); 861 son cooperativas, y 260 son iniciativas de economías comunitarias.

Por distritos, se impone el Eixample, con el 19% de estas iniciativas, seguido por Sant Martí con el 12%. Gràcia, Ciutat Vella y Sants-Monjuïc (los tres con el 11%), Sarrià-Sant Gervasi y Horta-Guinardó (8%), Les Corts (7%) y Nou Barris y Sant Andreu, ambas con el 6%.

Entre los objetivos planteados por el informe destacan trabajar para impulsar la articulación y coordinación del sector, fomentar la intercooperación, recuperar patrimonio cooperativo para nuevas iniciativas, fortalecer la democracia interna en su funcionamiento y divulgar su existencia y rasgos.

50 MILLONES DE EUROS

El concejal Pisarello ha recordado que el Gobierno municipal estudia "una reforma en materia de contratación pública para que incentive la relación con lo que es la economía cooperativa, social y solidaria, como las finanzas éticas" y ha defendido que además de fórmulas de colaboración público-privadas, se deben impulsar las público-cooperativas-comunitarias. Uno de sus objetivos es desarrollar un sello de calidad con las empresas que trabajen en el ayuntamiento para que cumplan con los "estándares sociales y ambientales", algo en lo que asegura que ya están trabajando.

Ha avanzado que el Gobierno municipal plantea destinar un 10% del fondo de reserva del excedente de tesorería que tiene depositado en entidades financiera -unos 50 millones de euros- al sistema de finanzas éticas para que los gestione, tras lo que ha explicado que también estudian que el ayuntamiento se haga socio de la cooperativa de banca ética Fiare.

Ciutadans teme los riesgos de cambiar el modelo productivo

El portavoz del grupo municipal de Ciutadans, Paco Sierra, advirtió horas depués de la rueda de prensa de Pisarello de los riesgos de "cambiar el modelo socioeconómico" de la ciudad. A su juicio, la idea del ayuntamiento de hacer de Barcelona la "capital de la economía solidaria" no es tan simple. Asume que "fomentando las cooperativas se lucha contra el desempleo, que sigue siendo el principal problema de la ciudad", pero enfatiza que hay que "respaldar el cooperativismo, sin desatender el turismo o el comercio" porque son "motores económicos de Barcelona" y "tanto aportan al PIB y la ocupación".

Pese a las buenas intenciones, admite que todavía no se han definido los criterios para decidir qué empresas son éticas y cuáles no. Ni tampoco se ha fijado un porcentaje mínimo de contratación de empresas pertenecientes a la economía social solidaria, ni un plazo para empezar a aplicar los nuevos criterios. Según fuentes municipales, no se hará efectivo hasta que se apruebe un plan estratégico, lo que podría alargarse hasta abril.

Te puede interesar

El responsable de Economía dejó clara la filosofía de la era Colau. "Tenemos la posibilidad y el deber de demostrar que otra forma de hacer economía es posible, algo que permite la economía cooperativa, social y solidaria", mantiene Pisarello. Critica que, en las últimas décadas, el modelo económico ha propiciado las ganancias a corto plazo a cualquier precio en un "capitalismo desatado", en sus palabras. Opina que este modelo ha generado especulación, precarización laboral y desigualdades. Por eso, afirma que "así como hay que democratizar la política, hay que democratizar la economía".

El consistorio entiende como empresas del sector de la economía social y solidaria "cooperativas de salud y enseñanza, centros culturales de gestión comunitaria, entidades de finanzas éticas, bancos del tiempo, distribuidoras de alimentos ecológicos y de comercio justo o huertos urbanos", entre otros.