Ir a contenido

REUNIÓN INSTITUCIONAL

Colau ofrece a Puigdemont pagar la mitad del metro de la Zona Franca

La alcaldesa y el 'president' anuncian un acuerdo sobre el tranvía y el suburbano

La edila confía en lograr un acuerdo presupuestario y muestra sintonía con ERC

Toni Sust

Ada Colau y Carles Puigdemont, en el Palau de la Generalitat.

Ada Colau y Carles Puigdemont, en el Palau de la Generalitat. / ALBERT BERTRAN

Reunión provechosa en el Palau, si los anuncios realizados se acaban confirmando. La alcaldesa de BarcelonaAda Colau, ha afirmado este viernes, después de reunirse durante dos horas con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que está dispuesta a que el ayuntamiento sufrague el 50% del coste que supondrán las obras de la L-10, que se retomarán este mes, según lo previsto. Puigdemont y Colau han alcanzado acuerdos sólidos sobre dos infraestructuras de transporte que juzgan decisivas: la llegada del metro a la Marina y a la Zona Franca y la unión del Trambaix y el Trambesós.

La alcaldesa ha explicado que el consistorio entiende que debe participar en la financiación de las obras del metro y ha acordado con Puigdemont que ella negociará el tema con el vicepresidente de la Generalitat y responsable de Economia, Oriol Junqueras.

Parece una decisión con segunda derivada, porque Colau ha agradecido de forma significativa que el jefe de filas de ERC en el consistorio, Alfred  Bosch, se pronunciara el jueves a favor de un acuerdo presupuestario sobre la aportación municipal al proyecto. Si esta sintonía tiene recorrido, Barcelona en Comú habrá dado, presuntamente, pasos hacia un apoyo republicano a las cuentas municipales, que necesita de forma perentoria.

La alcaldesa ha afirmado que pugnará para que el resto de grupos apoyen los proyectos clave y eso conlleve un mayor consenso económico: “Si nos ponemos de acuerdo en los objetivos políticos de la ciudad y tenemos una mayoría suficiente, trabajaremos para poder aprobar unos presupuestos con unos objetivos concretos”. “Si es por mí, estoy dispuesta a corresponsabilizarme en un 50%”, ha precisado sobre las obras del metro.

PROTOCOLO

La unión del tranvía, ha dicho Colau, es “una de las prioridades del gobierno municipal”. Ha recordado que ya el expresidente Artur Mas estuvo de acuerdo con la iniciativa cuando se reunió con él en julio y ha explicado que ha acordado con Puigdemont firmar un protocolo sobre el proyecto, “a la espera de los estudios que deberíamos tener en las próximas semanas”. Sobre el hecho de que la unión se haga por la Diagonal, Colau ha advertido que habrá que esperar a una decisión técnica.

En este caso, la imprecisión parece un pequeño peaje para evitar lo que sucedió en julio: el grupo municipal de CiU en Barcelona, con Xavier Trias a la cabeza, vivió con un gran enfado que Mas apoyara el itinerario que sus correligionarios en el consistorio rechazan de plano. La ‘consellera’ de Presidència, Neus Munté, en quien ha recaído la explicación del encuentro por parte de la Generalitat, tampoco ha mencionado la Diagonal y se ha limitado a aclarar que no es algo que ataña al Ejecutivo catalán: “El ayuntamiento será quién elija el trazado de la unión de los tranvías”.

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN

“Ha sido una reunión con mucho contenido, con cordialidad y con resultados concretos”, ha declarado Munté, que ha repasado los acuerdos que ya había anunciado Colau. Menos satisfechos se han mostrado algunos de los partidos de la oposición municipal.

El socialista Jaume Collboni, llamado a ser uno de los socios futuros de Barcelona en Comú, ha cuestionado que Colau se ofrezca a pagar parte del coste de las obras necesarias para que el metro llegue a la Zona Franca. Una aportación que ha cifrado en unos 90 millones de euros. “El ayuntamiento no puede hacer eternamente de banco bueno de la Generalitat y no se puede comprometer a financiar obras sin tener los presupuestos aprobados”.

Sin embargo, Collboni no ha descartado esa opción: “No cerramos la puerta a las inversiones en beneficio de Barcelona siempre y cuando se preserve la solvencia de la ciudad y sepamos cómo y cuándo devolverán el dinero.

“DE REIVINDICATIVA A SUMISA”

El presidente del PP en el consistorio, Alberto Fernández Díaz, ha apoyado una aportación inicial para contribuir a que el metro llegue a la Zona Franca “siempre con la condición de que este pago sea reconocido como deuda por la Generalitat”.

Fernández Díaz ha acusado a la alcaldesa de no enseñar los dientes al 'president': “Colau ha sido más sumisa con la Generalitat de lo que fue Trias; la Colau reinvindicativa ahora solo es una alcaldesa sumisa. En la reunión se ha centrado más en los raíles del tranvía que en las necesidades de las personas”.