Ir a contenido

UNA HISTORIA DEL EIXAMPLE... Museu Egipci

El Museu Egipci expone 1.200 piezas en una antigua sastrería

El edificio, en València, 284, aprovecha la iluminación natural

LLUÍS PACHECO / BARCELONA

La cultura egipcia es una de las más curiosas pero de las más difíciles de ver in situ. La inestabilidad política y social del país africano es un impedimento. Un importante coleccionista de bienes egipcios, Jordi Clos, facilitó en 1992 su acceso al público con la creación de un pequeño museo en el vestíbulo del Hotel Claris, embrión del actual. Gracias a aquella iniciativa, Egipto y Barcelona nunca han estado tan cerca.

Esa pequeña muestra, que apenas contenía unas 70 piezas, llamó la atención a los vecinos, que acudieron en masa a visitarla, hasta el punto de desbordar el recinto. Ante el éxito, en 1994 se inauguró una nueva sede en la rambla de Catalunya con la calle de Aragó, la cual sufrió el mismo problema que su predecesor. Clos decidió entonces cambiar de sede unos años después. Esta vez, el apasionado coleccionista escogió unos antiguos almacenes de la sastrería Santa Eulàlia (València, 284), de 2.500 metros cuadrados y actual sede del Museu Egipci.

Clos confió en el arquitecto Jordi Garcés, con quien ya había realizado algún proyecto común, para realizar la reforma del almacén. Garcés aprovechó la estructura tradicional de las casas del Eixample para lograr una iluminación similar a la que pudiera haber en Egipto. "La existencia de un patio central dentro del edificio nos permitió iluminar de forma natural la sección principal del recinto", comenta Garcés.

FUNCIÓN PEDAGÓGICA

El museo expone más de 1.200 piezas de todos los ámbitos de la sociedad egipcia. Los más destacados son los restos de momias, aunque también se exponen objetos cotidianos, como vajillas o collares. A pesar de esta importante colección, el objetivo del museo va más allá de la exposición. "Con la colección contamos la historia de Egipto desde diferentes puntos de vista", comenta Mariàngela Taulé, directora del Museu Egipci.

El museo recibe 260.000 personas al año. Taulé destaca lapedagogía: "Somos una herramienta básica para las escuelas para que los niños aprenden viendo el patrimonio directamente". 

0 Comentarios
cargando