14 ago 2020

Ir a contenido

REUNIÓN DEL PACTO POR LA MOVILIDAD

Las obras para unir el tranvía por la Diagonal empezarán el año próximo

La alcaldesa asegura que el proyecto constructivo estará listo antes de terminar el 2016

El plan requerirá que se aprueben los presupuestos municipales del año que viene

Carlos Márquez Daniel

Tranvía por la Diagonal, a la altura de la calle de Numància. 

Tranvía por la Diagonal, a la altura de la calle de Numància.  / FERRAN NADEU

Esta será la década de la Diagonal. Ni Glòries, ni Sagrera, ni cajón de Sants, ni General Mitre. La Diagonal. En el 2010, Jordi Hereu mediante, se celebró la consulta para decidir su futuro diseño, un referendo que maridaba la mejora de la arteria con el paso del tranvía por la avenida y que le costó la alcaldía al PSC, amén del astuto juego de CiU, que inventó aquella opción C de 'no tocar nada'. 

Llegó Xavier Trias y aparcó el asunto para impulsar una Diagonal de aceras mas anchas, un proyecto que era calcado al que habían planteado algunos comerciantes de la zona y que fue moneda de cambio con el PP, que le reclamaba este trabajo antes de ceder en otros menesteres municipales. El entonces alcalde prefería dejarlo para el siguiente mandato. Las máquinas entraron en la Diagonal en junio del 2014 y se marcharon en marzo del 2015, un par de meses antes de las elecciones.

Ada Colau ganó la contienda del 24-M y rescató el plan de unir el tranvía, cortado en Francesc Macià y Glòries. Pero nada de consultar; como mucho, participación ciudadana. Si todo sale según prevé y anhela Barcelona en Comú, la piqueta, ha informado hoy la alcaldesa, volverá a la Diagonal en el 2017. Y traerá consigo los raíles. Este febrero estarán listos los estudios previos, y el proyecto constructivo se terminará poco antes o después de las próximas uvas. 

Daniel Mòdol, concejal independiente adscrito al PSC, aplaude la iniciativa, pero se sorprende sobremanera por el hecho de que la alcaldesa notifique la solución definitiva "cuando los estudios, que todavía no están terminados, debían analizar todos los trazados alternativos a la Diagonal". "Exigimos algo más de rigor técnico", comparte Mòdol. 

PACTO POR LA MOVILIDAD

Colau ha presidido la tarde de este jueves en el Saló de Cent la reunión del Pacto por la Movilidad, la asamblea en la que se encuentran todas las entidades que guardan relación con el transporte, la circulación y el uso de la vía pública. Se constituyó en 1998 y ya reúne a 66 organizaciones. La alcaldesa ha iniciado su alocución hablando de medio ambiente y de la necesidad de cumplir con los mínimos requisitos de la legislación europea. "Más pedales y menos motores", ha regalado. Ha recordado que el vehículo privado se come el 60% de la ciudad cuando solo supone el 18% de los desplazamientos. 

Un plan muy discutido

La reforma de la Diagonal es uno de los mayores gafes municipales de la democracia en Barcelona. Al margen de la consulta, que le costó el cargo al primer teniente de alcalde de Hereu, Carles Martí, ideólogo del referéndum, y que contribuyó mucho a que el PSC cediera el trono de la ciudad, la reforma impulsada por Xavier Trias no estuvo exenta de problemas. Más allá de las críticas por plantear un proyecto que era idéntico al que le presentó una nueva asociación de comerciantes, el diseño empezó pronto a chocar con la realidad. Las bicis no tenían carril propio en el primer boceto. Se corrigió, pero con un pasillo raquítico, que también se enmendó. Los laterales de un solo carril también tenían al gobierno muy inquieto. En el proyecto constructivo se mantenían dos carriles en el lado montaña entre paseo de Gràcia y Via Augusta, una de las zonas más congestionadas. Al final todo se hizo igual. Y aquel temor de colapso se confirma a diario en las horas punta. 

Dentro de la necesidad de movilizar ciudadanos del coche al transporte público, Colau ha sacado a colación el tema del tranvía. Poco antes de cumplir sus primeros 100 días de gobierno, ordenó los citados estudios para unir el Trambaix y el Trambesòs. Una promesa electoral sobre el pitido final. Hoy ha anunciado que esos informes estarán listos entre febrero y marzo, y que espera que las obras empiecen el año que viene. Así será si por el camino, ha señalado, no se encuentra "obstáculos" y todas las partes ponen de su lado. Un mensaje para la oposición, en cuyas manos reside el futuro de la propuesta. 

A LA CAZA DE 10 CONCEJALES

Barcelona en Comú y su tranvía les hará falta aprobar los presupuestos del año que viene para ejecutar la obra, y eso, a estas alturas del mandato, no está ni mucho menos asegurado. En caso de que no haya acuerdo y que el gobierno local tenga que prorrogar las cuentas, el consistorio no podrá impulsar obra nueva. Ni esta, ni ninguna otra. El PSC, con cuatro concejales, se uniría a los 11 de Colau, eso se da por seguro. Faltarían seis para la mayoría, algo que solo parece al alcance de ERC y la CUP, porque CiU, C's y PP no se han mostrado hasta la fecha muy dispuestos a allanar el mandato de la primera alcaldesa de la capital catalana

El proyecto de unir las dos líneas del tranvía -por cierto, el president de la empresa Tram es el histórico convergente Josep Maria Cullell- recibió en julio el insperado espaldarazo del Govern de Artur Mas. De este modo, el 'president' avalaba un plan que Trias, su hombre fuerte en el ayuntamiento, había tildado de "catástrofe" y había propuesto en su lugar un autobús eléctrico. 

Así las cosas, tanto los amigos como los enemigos del tranvía por la Diagonal, que los hay, y muchos, en ambos bandos, ya pueden iniciar la cuenta atrás. El debate está servido. Y la polémica, también.