L'Hospitalet estrena la ampliación del parque de Can Boixeres

La zona verde crece en 25.000 metros cuadrados e incorpora 40 huertos urbanos

Dos operarios terminan la limpieza tras la terminación de las obras del parque de Can Boixeres, este viernes.

Dos operarios terminan la limpieza tras la terminación de las obras del parque de Can Boixeres, este viernes. / CARLOS MONTAÑÉS

Se lee en minutos

EL PERIÓDICO / BARCELONA

L'Hospitalet da por terminadas las obras de ampliación del parque de Can Boixeres, un pulmón verde de inestimable valor en una ciudad tan densamente poblada como esta, demográficamente la segunda de Catalunya. El parque ha crecido 25.000 metros cuadrados tras una inversión de 2,1 millones de euros. Está situado casi con un pie en el término municipal de Cornellà, en una zona que ha crecido estos últimos años prácticamente ajena a la crisis inmobiliaria. El parque es una zona verde para toda la ciudad, pero sobre todo para los vecinos de La Remunta, un conjunto de promociones de pisos de nueva planta que se han construido en los terrenos del antiguo cuartel militar que allí había desde finales del siglo XIX.

El parque de Can Boixeres, remozado y aumentado, es distinto al anterior en los detalles. Incorpora, como gran novedad, un conjunto de terrazas que serán usadas como huertos urbanos, un equipamiento de gran popularidad en las ciudades metropolitanas desde mediados de los 90. En total son 40, una cifra muy elevada, de 35 metros cuadrados cada uno, y los usuarios serán vecinos de la ciudad o entidades sociales sin ánimo de lucro dedicadas a labores sociales.

EQUIPOS DE GIMNASIA

La ampliación ha permitido también instalar en el parque zonas de recreo para perros, equipos de gimnasia para personas mayores y una mejorada área de juego infantil. También ha comportado una mejora en los accesos. Así, se ha abierto una nueva puerta de entrada al parque desde la calle de Miquel Peiró i Victorí, lo cual beneficia directamente a los vecinos del barrio de Sanfeliu.

Can Boixeres ocupa ahora en total 60.000 metros cuadrados, el equivalente a una tercera parte del parque de la Ciutadella de Barcelona. Es una superficie notable y con una gran zona vegetal. Por ello, la reforma se ha aprovechado para instalar un sistema informatizado de riego con aguas freáticas, plantar especies con pocas exigencias de agua y, como detalle final en esta política de ahorro, iluminación con lámparas LED.

Noticias relacionadas

TRES CASAS EN MITAD DEL PARQUE

El parque tiene también, no obstante, una singularidad desconcertante. El proyecto de ampliación previsto inicialmente por el Ayuntamiento de L'Hospitalet tenía previsto hacer caer todas las casas del antiguo y bucólico Camí de la Fonteta, un conjunto residencial de viviendas unifamiliares herencia de esa tradición tan catalana de 'la caseta i l'hortet'. Fueron construidas entre los años 1910 y 1930, cuando aquello era un campo. Sin embargo, tres familias se resistieron a dejar las casa y trasladarse a una promoción de pisos en La Remunta, como pretendían las autoridades municipales. Tras un larguísimo tira y afloja, la solución adoptada fue totalmente fuera de lo común. Se decidió que las tres casa siguieran en pie, en mitad del parque. Los inquilinos han sufrido un calvario de obras, pero el resultado final es que están ahora rodeados de un entorno envidiable.