22 feb 2020

Ir a contenido

MODIFICACIÓN DEL ROM

El pleno de Barcelona decidirá por mayoría cualificada si repone o no el busto del Rey

El gobierno municipal logra el apoyo de CiU, ERC, el PSC y la CUP para decidir sobre los símbolos

Los plenos podrán celebrarse fuera del edificio consistorial si lo vota una mayoría cualificada de concejales

Cristina Buesa

Dos operarios retiran el busto del rey Juan Carlos del salón de plenos del Ayuntamiento de Barcelona.

Dos operarios retiran el busto del rey Juan Carlos del salón de plenos del Ayuntamiento de Barcelona. / DANNY CAMINAL

El pleno de Barcelona ha aprobado definitivamente este martes la modificación del Reglamento Orgánico Municipal (ROM) que permitirá que sea la corporación municipal la que decida qué símbolos están presentes de forma permanente en la sala de plenos. De esta forma, con los votos de Barcelona en Comú (BC), CiUERCPSC y la CUP, se da luz verde a un controvertido proceso que comenzó después de que en julio el gobierno de Ada Colau decidiera retirar de forma unilateral el busto de Juan Carlos I.

Tras esta acción, que el resto de partidos censuraron por falta de consenso previo, el ejecutivo barcelonés optó por iniciar los cambios en el ROM, que no solo permitirán que esa decisión sobre los símbolos precise de una mayoría cualificada (27 de los 41 concejales) sino también que "en casos de fuerza mayor" se puedan celebrar los plenos fuera del edificio del ayuntamiento.

QUE NO LO DIGA LA DELEGADA

En cuanto a los símbolos, los cinco partidos han decidido que los símbolos deberán responder "a los principios democráticos, de catalanidad, neutralidad religiosa y de respeto a la singularidad histórica y la capitalidad de Barcelona". El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha defendido la actualización de los tiempos y ha asegurado que no debe ser la delegada del GobiernoMaria de los Llanos de Luna, la que decida cuáles se exhiben en la sala.

"No queremos imposiciones de nadie, defendemos la soberanía del pleno", ha proseguido Pisarello. El portavoz de CiU, Joaquim Forn, también se ha referido al "derecho a decidir" del plenario mientras Jordi Coronas (ERC) ha hablado de "pluralidad" al tiempo que rechazaba igualmente las imposiciones. Maria Rovira, de la CUP, ha pedido que se retire toda la simbología monárquica y ha recordado que su grupo había apostado por celebrar los plenos en los distritos.

ESCARNIO, SEGÚN EL PP

Tanto Ciutadans como el PP, que se han opuesto a la modificación del ROM, han censurado la decisión. La portavoz del primer partido, Carina Mejías, ha lamentado que el gobierno quiere poner "por encima" su ideología por la de la historia del edificio municipal y su tradición.

El popular Alberto Fernández ha insistido en que hay normas de rango superior al ROM que obligan a que el busto del Rey esté en la sala al tiempo que calificaba de "escarnio" la retirada del mismo.