30 mar 2020

Ir a contenido

ANUNCIO DE LA ATM

El billete de metro de la L-9 para ir al aeropuerto costará 4,5 euros

Los viajeros con títulos sociales no pagarán recargo para este recorrido cuando se estrene en febrero

El 2015 se cerrará con un récord histórico de viajes en la red de transporte público metropolitano

Cristina Buesa

Imagen de archivo del metro de pruebas de la L-9 en la estación de la T-1 del aeropuerto.

Imagen de archivo del metro de pruebas de la L-9 en la estación de la T-1 del aeropuerto. / FERRAN SENDRA

El billete de metro del nuevo tramo de la L-9 hasta el aeropuerto costará 4,5 euros. Lo ha aprobado este miércoles el consejo de administración de la Autoritat del Transport Metropolità (ATM), que ha dado luz verde también a las tarifas del año próximo, que incluyen la rebaja de algunos abonos de dos a seis zonas, la ampliación de la T-12 hasta los 14 años (hasta el día antes de cumplir 15) y la congelación del resto de billetes, todas estas medidas que ya se habían anunciado.

Pero lo que se desconocía todavía era el recargo que se aplicaría cuando en el mes de febrero se estrene la lanzadera al aeropuerto, que tendrá paradas en las terminales 1 y 2. La ATM ha decidido eximir de este pago a los trabajadores de las teminales aeroportuarias (algo que ya se había anunciado) pero también a los portadores de títulos sociales, como la T-50/30, la T-Mes, la T-Jove, la T-Trimestre, la Targeta Rosa o la T-4.

ESTACIONES CON MAYOR CONTROL

A la espera de que se implante la T-Mobilitat, que permitirá un cálculo más homogéneo y justo del precio del transporte, las tres administraciones que gestionan el sistema público de desplazamientos (Generalitat, Ayuntamiento de Barcelona y Área Metropolitana de Barcelona) han optado por hacer pagar más a los usuarios menos intensivos y a los turistas.

A la espera de que se implante la T-Mobilitat, las Administraciones han optado por hacer pagar más a los usuarios menos intensivos y a los turistas

Los 4,50 euros se distribuyen en dos conceptos: los 2,15 euros de un billete sencillo normal y el recargo por viajar en la línea automática sin conductor más larga de Europa. La forma de evitar que se den casos de fraude será instalando barreras de validación tanto en la entrada como en la salida de las dos estaciones de la T-1 y la T-2, de forma que los clientes deberán pasar con el título de transporte adecuado.

COMO EN EL 2011

La ATM ha aprovechado para revelar también que este 2015 se producirá un récord histórico de demanda con 936,5 millones de viajes en toda Catalunya, lo que ayuda además a sufragar las rebajas y congelaciones de tarifas hechas públicas en las últimas semanas. Esto confirma no solo una recuperación de la clientela perdida en los años de la crisis sino superar los datos del 2011, año de mayor afluencia de viajeros, en más de un millón de viajes. Desde el 2013 estas cifras van al alza.

Este 2015 habrá un récord histórico de demanda, con 936,5 millones de viajes en toda Catalunya

En el caso de Barcelona se han registrado 861,3 millones de viajes hasta el mes de noviembre, lo que supone prácticamente 21 millones de desplazamientos más que en el mismo periodo del 2014 (2,5% más), han expuesto en un comunicado desde la ATM. En todos los operadores se ha registrado un aumento y destaca que ha habido 9,2 millones de viajes más en metro.

MAYOR APORTACIÓN PÚBLICA

Otro de los aspectos destacados que permiten que la ATM haya podido establecer unos precios más competitivos que incentiven aún más el uso del transporte público es que las tres administraciones han decidido añadir 7,95 millones de euros adicionales a los que ya aportan.

Además, el Ayuntamiento de Barcelona anunció el martes que, de forma unilateral, pagaría 1,9 millones más para que los jóvenes de entre 15 y 16 años de familias con pocos recursos viajen de forma gratuita o con importantes bonificaciones.