Ir a contenido

EXPOSICIÓN. 'NO PENSO CALLAR'

Arte contra la censura

Una treintena de evocadoras ilustraciones recuerdan que la libertad de expresión es un derecho básico. Sin palabras, apelan a alzar la voz ante los poderes que lo vulneran.

Gemma Varela

El vídeo que promociona la exposición ’No penso callar’, organizada por Amnistía Internacional.

El título de la exposición no es baladí, 'No pienso callar' fue el grito de guerra contra la 'ley mordaza' aprobada por el PP y que entró en vigor en julio. "Algunos gobiernos utilizan la excusa de la seguridad nacional para silenciar voces críticas y aplicar medidas que vulneran derechos vinculados a la libertad de expresión, como las manifestaciones pacíficas", explican desde Amnistía Internacional. La oenegé ha organizado la muestra –que se puede visitar hasta el 20 de diciembre en la Fundació Antoni Tàpies- con 34 ilustraciones de artistas catalanes que reivindican, con su arte, la libertad de expresión comoderecho fundamental. 

Paula Bonet, Marta Altés, Conrad Roset, Lara Costafreda, Ricardo Cavolo y Ferran Esteve son algunos de los ilustradores que han participado en el proyecto dando rienda suelta a su creatividad. La idea inicial era reunir unos 15 artistas, pero "corrió la voz" y finalmente se han sumado más del doble.

Un grupo de niños de la Escola dels Encants de Barcelona también dieron rienda suelta a sus pinceles y son los protagonistas del vídeo de presentación de la muestra, ideado para que se convierta en viral. Se trata de un experimento sobre la censura. Los pequeños dibujan plácidamente sobre un lienzo hasta que llega un hombre (con traje, corbata y maletín) y les prohíbe utilizar un determinado color.Al ver coartada su libertad de expresión, los niños reaccionan indignados. "En muchos países hay personas que no pueden pintar lo que quieren. Que van a prisión por escribir poesía. Por abrir un blog. Por expresarse, a pesar de ser un derecho humano fundamental. No dejes que te lo quiten", reivindica el vídeo. 

No es la primera vez que Amnistía Internacional denuncia violaciones de los derechos humanos a través de obras de arte: "El diseño, el arte y la cultura  son herramientas potentes de transmisión y transformación de valores". Picasso, Miró, Calder, Botero y el propio Tàpies participaron en otras iniciativas de la organización.   

También lo hizo el pintor Juan Genovés con 'El Abrazo', el cuadro que se convirtió en un símbolo de la lucha por la amnistía de los presos políticos al final de la dictadura franquista y por el que fue detenido en 1976. La venta de posters de 'El Abrazo' ayudó a financiar las primeras actividades de la oenegé en España. Para su autor: "La declaración de los derechos humanos es el mayor poema que ha escrito la humanidad. Un documento colectivo que sirve para todos y se adelanta en el tiempo". 

Quizá en la exposición 'No penso callar' -que será itinerante en varias salas de Catalunya- se encuentre el próximo icono plástico de la libertad de expresión. 

Fundació Antoni Tàpies. Calle de Aragó, 255. Hasta el 20 de diciembre, de 10.00 a 19.00 horas.