29 mar 2020

Ir a contenido

DEBATE SOBRE EL PLAN ESPECIAL URBANÍSTICO

Sector turístico y vecinos, de acuerdo en que la regulación hotelera haga diferencias por barrios

Entidades económicas y vecinales coinciden en que Ciutat Vella y Eixample precisan un "abordaje especial"

El gobierno revela que los afectados convienen en que hay que fijarse en la densidad de alojamientos por zonas

Cristina Buesa

Manifestación contra el turismo masivo.

Manifestación contra el turismo masivo. / ELISENDA PONS

El siempre controvertido asunto del turismo en Barcelona cuenta desde hace cinco meses con un acompañante de excepción: la moratoria hotelera. El gobierno de Ada Colau decretó una suspensión de las licencias para alojamientos turísticos en julio que, justificó en su momento, debe servir para frenar la saturación creciente de la ciudad. Sin embargo, esta decisión unilateral y discrecional ha provocado quejas de los afectados y del resto de grupos municipales que, con intensidades diversas, han criticado la medida.

En este tiempo el ayuntamiento no ha hecho gestos de desdecirse de su decisión, pero sí ha impulsado un debate con los afectados. Tras presentar semanas atrás la radiografía de cuántas licencias se han visto realmente afectadas por la moratoria, el siguiente paso ha sido escuchar al tejido hotelero, comercial y de servicios pero también a entidades vecinales, sindicatos o colegios oficiales. De estas entrevistas ha surgido un documento breve al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, en el que se apuntan los denominadores comunes.

DIFERENTES NIVELES DE RIGIDEZ

El punto más importante en el que hay sintonía es en que la regulación de alojamientos turísticos que acabará conformando el plan especial debe tener "diferentes niveles de rigidez y flexibilidad" por barrios, zonas o áreas. Así, más allá de que haya coincidencia en que Ciutat Vella o el Eixample estén excesivamente congestionados, de lo que se trataría es de que se realizara un "abordaje especial" en la Barceloneta, el Gòtic, la Rambla o el entormo de la Sagrada Família.

Mientras los afectados han optado por recurrir y ciertos partidos reivindican que el veto de abrir nuevos hoteles, hostales, pisos turísticos o residencias se circunscriba a algunas zonas, el informe elaborado a partir de las opiniones de 16 organizaciones aboga también por analizar en primer lugar la densidad de alojamientos existente. Además, debería cuantificarse la proporción entre el volumen de residentes "y la población flotante".

DEBATE LOS DÍAS 11 Y 17

Más allá de considerar "no factible" que se legalice la oferta ilegal actual, el informe es solo un primer paso en aras de un consenso que no será fácil. La cuarta tenencia de alcaldía de EcologíaUrbanismo Movilidad, que dirige Janet Sanz, les ha convocado a todos los próximos días 11 y 17 de diciembre con la voluntad de seguir dialogando, esta vez en una misma mesa, a la que también se incorporarán los grupos municipales que así lo deseen.

Tras ese debate, el siguiente paso se producirá entre enero y febrero, cuando se contrasten las conclusiones alcanzadas en unas jornadas abiertas a la ciudadanía. La intención del gobierno de Colau es llevar a aprobación inicial el plan de alojamientos turísticos en marzo y, en la medida de lo posible que la moratoria no cumpla un año de vigencia, sino que se resuelva antes.