Ir a contenido

INCIDENTE POR EL TEMPORAL

«El surfista me salvó la vida»

El bañista rescatado en la Barceloneta recuerda los 20 minutos que pasó en el agua

Ignasi Fortuny

«Me salvó la vida». A José Alonso, el bañista de 60 años que este martes fue rescatado por un surfista en la playa de la Barceloneta, la angustia le llegó por la noche cuando estaba en la cama. «Apenas pude dormir», dice. Alonso utiliza a diario el mar como su particular gimnasio, aunque ahora reconoce que no irá «si hay mala mar». Hasta el incidente admite que «no miraba el color de la bandera», que el martes era roja, color que indica que el baño está prohibido.

Ayer, un día después del suceso, Alonso se desplazó a la tienda de surf que regenta su salvador, Jordi Forner, para agradecerle la acción. Allí se abrazaron recordando el «susto», que 24 horas más tarde Alonso calificó de «experiencia».  Forner, un popular surfista de la zona, fue alertado por dos jóvenes que practicaban paddle surf (ambos intentaron ayudar a Alonso sin éxito) de que un bañista se hallaba a unos 300 metros de la orilla sin poder volver. Forner, que ya finalizaba su jornada matutina de surf, se lanzó al agua a socorrer a Alonso y ambos lograron llegar a la orilla encima de la tabla del surfista barcelonés.

Alonso rememora sus 20 minutos en el agua: «Estaba en la orilla haciendo ejercicio cuando el mar me engulló». Las horas de gimnasia en la playa han familiarizado a este vecino de la Barceloneta con el mar: «No me había ocurrido nunca algo parecido pero me mantuve calmado al estar más o menos acostumbrado a este mar». «Me he metido en condiciones iguales o peores muchas veces», añadió haciendo memoria. Alonso realiza cada día ejercicio en la orilla de la playa, a un metro y medio dentro del agua aproximadamente, y después nada. Este martes el mar le arrastró para dentro antes de su sesión de natación. «Era imposible volver a la arena. Por suerte la corriente no me llevó hacia el espigón», recordó aliviado.

La labor de los surfistas

Alonso, que recuerda que no es la primera vez que un surfista auxilía a un bañista en apuros en la Barceloneta, alaba la valentía de los practicantes de surf en casos como el suyo. «Hacen una gran labor. Sin ellos seguramente estaría en el fondo del mar», señaló. El hombre remarca la gran importancia de la actuación de Forner. «No creo que hubiese aguantado 10 minutos más», señala. Pese a su infracción, la policía no le multó. «Me dijeron que bastante castigo tuve con el susto», reveló.

Este desempleado seguirá yendo a su particular gimnasio «haga frío o haga calor». «Pero seré más prudente», promete.

0 Comentarios
cargando