CONFLICTO URBANÍSTICO

Una empresa urbaniza sin licencia un futuro parque en la Gran Via

BCN manda parar la obra de dos viales y un espacio libre para acceder a un nuevo comercio de coches

Los trabajos, denunciados por los vecinos, siguen en el solar de Lepant-Padilla, calificado de zona verde

Uno de los viales y el espacio libre construido sin permiso de obras en el solar de la Gran Via calificado como parque urbano, el viernes. Al fondo, el edificio que será un comercio de coches.

Uno de los viales y el espacio libre construido sin permiso de obras en el solar de la Gran Via calificado como parque urbano, el viernes. Al fondo, el edificio que será un comercio de coches. / RICARD CUGAT

Se lee en minutos

RAMON COMORERA / BARCELONA

El distrito del Eixample ha ordenado parar los trabajos de urbanización de un solar situado en la Gran Via, entre Lepant y Padilla y calificado como parque urbano por el plan general metropolitano (PGM), que se hacen sin permiso de obras. Igualmente ha instado el cese de la reforma de un edificio contiguo a ese terreno ubicado en el interior de la manzana y destinado a un futuro comercio de venta de coches porque se realizan trabajos no amparados por el simple enterado de obras (menores) presentado por el promotor. En el solar se han construido ya dos viales, rodeados de un espacio libre, que dan acceso al edificio del nuevo concesionario. Las órdenes de paralización se presentaron la semana pasada pero las obras han seguido y a buen ritmo desde entonces. La empresa, dijo ayer el distrito, tiene 15 días para presentar alegaciones.

Las irregularidades las destapó la Associació de Veïns de Fort Pienc después de que varios residentes avisaran a la Guardia Urbana por el fuerte ruido que causaban operarios y máquinas en el solar. Esos testigos indicaron que la actividad se inició en septiembre y se intensificó en octubre con jornadas, hasta ayer mismo, de 12 horas, sábados incluidos.

Tras la denuncia de la entidad a los responsables de urbanismo, el distrito envió un inspector que certificó la realización de obras ilegales, en absoluto previstas en el mero comunicado de reforma tramitado, tanto en el solar, que lleva décadas en desuso, como en el edificio, usado hasta hace poco como párking. Fuentes de la asociación han explicado que a pesar de insistir en la denuncia por los ruidos, que causan molestias a los vecinos, los trabajos han continuado en toda la zona.

La manzana delimitada por Lepant, Padilla, Diputació y Gran Via tiene, entre las dos primeras calles y paralelo a la avenida, un pasaje interior privado con grandes y antiguas puertas que lo cierran, aunque en ocasiones estas han permanecido bastante tiempo abiertas, según cuentan los vecinos. A través de ese paso se accede al edificio donde se pretende ubicar el concesionario.

Paso de camiones

Hasta la apertura sin proyecto y licencia de los dos viales desde la Gran Via, ese era el único punto de entrada al local ya que el solar está cerrado por un muro en la avenida. En esa valla hay ahora una abertura a la altura de uno de los viales por donde entran y salen máquinas y camiones. A finales de la semana pasada se empezó a abrir otro espacio similar frente al segundo vial.

Tanto el solar como la parcela del edificio situado al lado, de antiguo uso industrial y con unas prominentes cúpulas con ventanales, se incluyeron en el PGM desde su redacción como áreas de nueva creación para parque urbano y con la calificación urbanística 6b. Ambas son de propiedad privada y su eventual conversión en suelo público y zona verde requeriría una indemnización. El barrio del Fort Pienc ha pedido en ocasiones la creación de este parque pero el distrito, según confirmó ayer un portavoz, no lo contempla por ahora. Mientras tanto, pueden desarrollarse allí actividades a precario, convenientemente autorizadas, y sin derecho a ninguna compensación cuando el lugar pueda pasar al municipio.

Proyecto

Te puede interesar

La empresa Motor Repris de Automoción presentó un proyecto para instalar un espacio de «exposición, venta, reparación y depósito de vehículos». El distrito emitió en mayo un informe advirtiendo de las características de las fincas y puso tres condiciones para tramitar eventuales licencias: dejar el exterior «libre y ajardinado salvo el acceso necesario de vehículos a la edificación», mantener las entradas al pasaje interior y estudiar «con más detalle» la posible actividad de reparación de coches.

La firma presentó entonces un enterado de obras que autoriza solo a trabajos menores en el interior (pavimentos, pintura), «nunca en el exterior ni que afecten a tabiques o estructura», avisó el distrito. La realización de los viales y de aperturas en el edificio ha motivado la paralización y el inicio de un expediente sancionador. El distrito dijo ayer que si el promotor quiere seguir debe pedir la «licencia correspondiente y restituir la legalidad en todas las actuaciones que en ningún caso se podrán autorizar vía licencia de obras».