Ir a contenido

LAS SOMBRAS DEL MANDATO ANTERIOR

CiU contrató en el 2011 al cantante de Los Sírex como técnico de obras

Antoni Miquel, 'Leslie', cobró 50.000 euros anuales en Barcelona Regional sin pisar apenas la sede

Jesús Arévalo, alcalde de Cervelló hasta junio, también gozó de sueldo sin contraprestación

XABIER BARRENA / JESÚS G. ALBALAT / BARCELONA

«'Si yo tuviera una escoba...'». Este estribillo forma parte de la memoria sentimental de millones de españoles y la mayoría de ellos saben que la voz que lo inmortalizó es la de Antoni Miquel Cerveró, conocido en el mundillo músical como Leslie, el vocalista de los fabulosos Los Sírex. La trayectoria de Cerveró lo llevó, años después, a la arena política, siendo concejal en el Ayuntamiento de Barcelona por CiU. Según ha podido saber este diario, en el 2011, tras hacerse Xavier Trias con la alcaldía de la capital catalana, Leslie fue contratado por la agencia metropolitana Barcelona Regional, que tiene como objeto el estudio, planificación estratégica e incluso ejecución de obras de infraestructuras indispensables para el futuro de la conurbación catalana. Miquel, cuya formación no incluye estudios en estos campos, fue contratado como técnico, cobrando, hasta junio del 2015, unos 50.000 euros anuales. A Leslie no se le conoce huella laboral en BR.

Según fuentes consultadas, el cantante de Los Sírex, de 71 años, 67 cuando se hizo con la plaza laboral, apenas ha puesto el pie en la sede de la agencia metropolitana, situada en la poco céntrica Zona Franca, si es que ha ido alguna vez. Este diario no ha encontrado a nadie que pueda atestiguar su presencia en las oficinas.

Conocido como l'Anxoveta en su barrio natal, la Barceloneta, Miquel tuvo un papel clave en la penetración de CiU en aquellos barrios populares de Barcelona. Un papel similar al de la también cantante Núria Feliu en Sants. Esa popularidad le llevó a ser durante seis años concejal del ayuntamiento, siempre en nombre de la entonces coalición. En 1995 entró en el consistorio nada menos que sustituyendo a Artur Mas, que dejó el ámbito municipal cuando fue nombrado conseller de Política Territorial i Obres Públiques.

ASESOR DE VIVES

Desde el 2011, según explicó él mismo en la revista del Parc del Mar, del Hospital del Mar, ubicado en su barrio, ejerció como «asesor del concejal de Les Corts», es decir, de Antoni Vives, a la sazón teniente de alcalde de Hábitat Urbano y presidente de Barcelona Regional. Ante las elecciones del pasado 27-S, Miquel se adhirió a la plataforma Catalans pel Seny que brindó su apoyo, sin demasiada fortuna, a Unió y a su candidato, Ramon Espadaler.

En el informe del expediente disciplinario abierto a Barcelona Regional a raíz de la publicación en EL PERIÓDICO de prácticas de adjudicación de contratos peculiares en esa agencia metropolitana se detalla que «hay indicios suficientes» como para afirmar que hubo «trabajadores que a pesar de constar como contratados laboralmente por BR no consta», sin embargo, «cuál era su real y efectivo lugar de trabajo». El informe, en el que en ningún momento se lee ningún nombre, solicita un estudio más detallado para «descartar que estas personas estuvieran cobrando un sueldo sin contraprestación laboral alguno». Y recuerda que la gran mayoría de los ingresos de la empresa provienen de fondos públicos.

El caso de Leslie no es único. El informe también ha examinado otros casos que podrían ser problemáticos. Algunos de ellos, en verdad, no son tal. Se trata de profesionales de contrastada trayectoria en el ámbito de las infraestructuras que han ejercido en otras administraciones y que mediante convenios o no desarrollan ahora una tarea determinada y específica en la agencia.

Otros pueden obedecer a una mala praxis administrativa. Como el caso de una técnica que, contratada por BR, ejerció en el ayuntamiento (ello es posible mediante el pertinente convenio) y mandó por correo electrónico los datos necesarios para su contratación, pero firmó el texto ya como si estuviera ejerciendo. Y nada menos que con un pomposo cargo que no cabría en una tarjeta de visita: «Asistente técnica al gerente adjunto de la gerencia Adjunta de Infraestructuras y Coordinación Urbana de Hábitat Urbano».

El último caso es parecido al de Leslie. Se trata de Jesús Arévalo, ingeniero técnico en el Ayuntamiento de Sant Feliu de Llobregat, encargado de mantenimiento y movilidad de ese municipio. Fue contratado por BR también en el 2011, justo cuando inició su andadura como alcalde en el también metropolitano municipio de Cervelló, tras presentarse a las elecciones con CiU. El alcalde, al que tampoco se le conoce trabajo reconocido en la empresa, comparte con Leslie su cercanía con Unió. De hecho, Arévalo es militante del partido de Josep Antoni Duran Lleida. Su sueldo en BR fue inferior al de Leslie, según fuentes municipales.

«DISFRAZAR LA REALIDAD»

El informe del ayuntamiento señala que «la constatación fehaciente» de que los lazos laborales que unían a los trabajadores y la empresa eran «reales o no» debe producirse con un estudio más exhaustivo. Pero los autores expresan su temor a que estos contratos de trabajo «suponían una mera cobertura para disfrazar la realidad». «'Si yo tuviera una escoba, cuántas cosas barrería'».

0 Comentarios
cargando