21 sep 2020

Ir a contenido

VISITA A ALEMANIA

Un espejo para BCN

Colau se inspira en el modelo de gestión de los refugiados de LeipzigLa alcaldesa censura la inoperancia del Gobierno español

CARLES PLANAS BOU / LEIPZIG (enviado especial)

En su segundo y último día de visita a Leipzig, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y su equipo aprovecharon para conocer mejor el modelo alemán de acogida de los miles de refugiados que están llegando al país para poder aplicarlo en la capital catalana. La líder de Barcelona en Comú también se mostró muy contundente con el papel ejercido por el Ejecutivo de Mariano Rajoy. «El Gobierno español ha optado por ningunear a las administraciones locales de forma escandalosa e incomprensible», lamentó.

Las características y el eficiente modelo de gestión de Leipzig pueden servir de espejo a Barcelona. «Hemos aprendido que en el momento de distribuir a los refugiados debemos tener en cuenta su nacionalidad para evitar conflictos», aseguró el coordinador del plan Barcelona Ciudad Refugio, Ignasi Calbó. Mientras que Leipzig ha acogido a poco más de 5.000 refugiados casi de golpe, la capital catalana empezará a gestionar la llegada de entre 600 y 700 personas a partir del noviembre.

El punto de recepción de los refugiados será el Fòrum, donde se les realizarán exámenes médicos y psicológicos y con un margen de 12 horas se les asignará un destino. Para evitar la formación de guetos y facilitar su adaptación, los recién llegados se distribuirán por diferentes barrios de Barcelona y el área metropolitana mientras que otros 600 se repartirían por el territorio catalán. «Tenemos entre 75 y 250 profesionales preparados para cualquier situación», indicó la directora de Emergencias, Isabel Ferrer.

Colau fue recibida por el alcalde de Leipzig, Burkhard Jung, quien aseguró que Colau es una «leyenda» de la alternativa política española, y por el vicealcalde y uno de los responsables de la gestión de asilo local, Thomas Fabian. Juntos anunciaron la colaboración de Barcelona y la ciudad alemana en la red de ciudades europeas de acogida de refugiados para compartir sus planes. Coherente con su programa político y social, la alcaldesa no se limitó a los encuentros institucionales y aprovechó para visitar entidades ciudadanas para conocer mejor la realidad a pie de calle.

Aunque Barcelona no tiene competencias para acoger a refugiados, una responsabilidad que recae en el Gobierno español, la alcaldesa impulsó un programa junto a otras ciudades como Madrid para abrir las puertas. «Las ciudades debemos hacer lo que los estados no hacen porque son lentos e ineficientes», sentenció en una clara critica al Ejecutivo popular. Colau, que ya trabaja codo con codo con la Generalitat, aseguró haber enviado una carta a Rajoy para darle a conocer los pasos que ha comenzado a dar la capital catalana. «El Gobierno está intentando rehuir sus responsabilidades de servicio público dando fondos a oenegés para que hagan su trabajo», denunció de nuevo.

«Alemania nos lleva mucho margen de ventaja», aseguró. Mientras que el país centroeuropeo lideraba la acogida de miles de refugiados, el Gobierno español dio la espalda a las nuevas llegadas hasta que Bruselas le impuso asumir acoger a 14.931 personas. En comparación con Alemania, que durante el 2015 habrá recibido entre 800.000 y 1,5 millones de peticiones de asilo, la cuota española es irrisoria.