Redibujando Barcino

Las excavaciones de los últimos años transforman la visión de la colonia romana

Templo romano de Augusto.

Templo romano de Augusto. / ALBERT BERTRAN

2
Se lee en minutos
ERNEST ALÓS / BARCELONA

Las campañas arqueológicas de los últimos años, enmarcadas en el Pla Barcino impulsado por el anterior equipo del Icub, no paran de dar frutos. Estas son algunas de las aportaciones recientes (la gran reinterpretación, expuesta en el Muhba, de la transformación de la ciudad desde la caída del imperio es igual de potente, pero esa es otra historia).

3 MURALLA DEL SIGLO III. El estudio de la muralla romana ha avanzado. Ha quedado aclarado cómo se superpuso a la modesta muralla fundacional la muralla tardoantigua que podemos contemplar y que Alessandro Ravotto ha datado definitivamente en finales del siglo III.

3 'BARCINONETA'. Sucesivos trabajos han dado cada vez más importancia a la fachada marítima. Tras las excavaciones de la puerta de mar, en  Regomir, Ricardo Mar perfiló allí la puerta principal de la ciudad, un portal monumental con tres accesos y dos torres. A sus pies, fuera de las murallas, se perfila un suburbio marítimo extramuros: se han hallado dos termas en Regomir, en el paseo Colom restos de un dique portuario, y en las calles Sotstinent Navarro y Riudarenes, edificios quizá asociados a actividades pesqueras.

LOS SUBURBIOS. Las murallas levantadas en el siglo III arrasando barrios y monumentos dibujan una Barcino convertida en una plaza fuerte (la imagen que siempre se ha presentado didácticamente), pero solo a partir de esta fecha: hasta ese momento cada vez está más claro que Barcino estaba compuesta por un centro representativo, con edificios monumentales y un puñado de grandes residencias (estudiadas por Ada Cortés y con la novedad reciente de la domus de Avinyó), y unos suburbios extramuros urbanizados, con conducciones de agua.

Noticias relacionadas

ACUEDUCTOS Y FOSOS. La intervención a los pies de la muralla en Sotstinent Navarro han permitido aclarar que hasta el siglo VI, cuando se colmató al dejar de ser drenado, un inmenso foso paralelo a la muralla sirvió como protección y como canal de desagüe hacia el mar de las cloacas de la ciudad. La estructura de la red de aguas de la ciudad ha sido también definida por Carme Miró y Héctor Orengo, que plantean la existencia de un único acueducto, procedente de Montcada, que se bifurcaría en dos en el punto donde actualmente se encuentra el Col·legi d'Arquitectes. Recientemente se han hallado nuevos pilares y tramos del acueducto junto a la plaza del 8 de Març y en la calle de las Magdalenes.

VÍAS Y VILLAS. La comprensión del territorio de la colonia, más allá del centro urbano, avanzó tras la identificación por Josep Maria Palet de la trama de la centuriación del llano de Barcelona, la parcelación en lotes de tierra, en una rejilla parecida al Eixample y en la que encaja la trama viaria del interior y exterior de la ciudad. En Sant Antoni y Drassanes han salido a la luz nuevos tramos de la red viaria y necrópolis, y la gran villa de la Sagrera ha mostrado hasta qué punto estas explotaciones obligan a ampliar aún más la comprensión de Barcino como el centro de una región próspera gracias a la producción de vino de exportación.