Ir a contenido

Antoni Vives, edil de CiU, deja la política para volver al sector privado

CRISTINA BUESA
BARCELONA

Antoni Vives, concejal de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona, anunció ayer que deja la política activa. Hombre fuerte del grupo de Xavier Trias, en las últimas elecciones fue en cuarta posición después de un mandato como teniente de alcalde de Hábitat Urbano, una macroárea que englobaba urbanismo, medioambiente y vivienda. Su nombre, junto al de su compañero y amigo Joaquim Forn, sonaban como sucesores de Trias.

Sin embargo, Vives ha decidido abandonar el grupo municipal en el que ha estado cuatro años en la oposición y cuatro en el gobierno. Su decisión se conoció poco rato después de acabar el pleno extraordinario de adhesión a la Associació de Municipis per la Independència (AMI). El de ayer será su último pleno ya que cede el puesto a Raimond Blasi, representante de Unió Democràtica que en los últimos cuatro años había ocupado la cartera de Comercio y había sido concejal de Sant Andreu.

DEDICADO A LA LITERATURA / Vives regresará a la actividad privada tras 15 años en la pública. Antes del ayuntamiento había sido secretario del Govern (2001-2003). También quiere tener más tiempo para dedicarse a la literatura. Ha escrito varios libros de ficción y novelas, con las que ha ganado diversos premios.

Lenguaraz, durante el mandato pasado sus discusiones con la que ahora se ha convertido en su sucesora, Janet Sanz (ICV), fueron habituales y a veces subidas de tono. Pero su decisión de dejar la política hará que se pierda la posibilidad de una segunda ronda con los papeles cambiados.