Ir a contenido

Colonias antes que principios

Nacido en Comillas en una familia humilde, López emigró a Cuba, donde hizo fortuna con el negocio naviero y el tráfico de negros

Fue marqués y Grande de España

H. L. / BARCELONA

Antonio López nació en Comillas, Cantabria, en el año 1817, en el seno de una familia muy humilde. Emigró a Cuba de muy joven, donde se hizo rico con el negocio naviero. En 1856 se instaló en Barcelona, donde creó la compañía de Tabacos de Filipinas y el Banco Hispano Colonial. El rey Alfonso XII le hizo marqués de Comillas en 1878 y en 1881 le concedió el título de Grande de España. Murió en 1883 y al año siguiente ya tenía una estatua al final de la Via Laietana.

Hasta ahí, todo más o menos políticamente correcto. Pero ya en 1884, su cuñado publicó La verdadera vida de Antonio López y López, donde explicaba cómo el empresario había amasado gran parte de su fortuna traficando con esclavos negros en Cuba. Llama la atención que en su entrada en la Wikipedia se le defina como "empresario, banquero y filántropo" y solo se haga referencia a su pasado esclavista al recoger la campaña de SOS Racisme para pedir el cambio de nombre de la polémica plaza.

El pasado esclavista de la ciudad es aún un tabú. Como anécdota de lo poco conocido de esta historia, cuyas huellas están muy presentes, la célebre habanera El meu aviEl barco El Català del que habla la canción es en realidad el Montserrat, que pasó a la historia por sortear el cerco naval de EEUU durante la guerra de Cuba. Vapor que pertenecía a la familia López.

Además de las fortunas que se amasaron directamente con el tráfico de vidas humanas -como la de los López-, hubo otros prohombres catalanes que, pese a no traficar directamente con esclavos, levantaron su imperio gracias al algodón recogido por estos en América (como la del consuegro de López). Al menos 14 calles en Barcelona están dedicadas a hombres catalanes que en 1872 se oponían a la abolición de la esclavitud desde la Liga Nacional de Barcelona. Partido que hizo célebre el "sálvense las colonias y piérdanse los principios".

'Código negro'

La artista peruana y activista en el Espacio del Inmigrante Daniela Ortiz, una de las entidades que lleva tiempo pidiendo la retirada de las estatuas de López, Colón, Güell y Prim, recuerda la relación con la esclavitud con este último personaje histórico. "Fue el autor del conocido como Código negro, en Puerto Rico, que daba facultad a los propietarios de esclavos para cortarles las manos y los pies en caso de subordinación". "Es muy doloroso que Barcelona dedique aún hoy una estatua a este individuo en la Ciutadella, a un paso del Parlament", concluye Martha Trujillo, vicepresidenta del Movimiento Panafricanista en Catalunya.

0 Comentarios
cargando