POTENCIACIÓN DE LA ECONOMÍA LOCAL

Divisas de andar por casa

Los proyectos de dinero social proliferan en ciudades de toda Europa a causa de la crisis

2
Se lee en minutos
VÍCTOR VARGAS LLAMAS / SANTA COLOMA

Ajenos a las restricciones de corralitos bancarios, los rigores de las autoridades económicas y las fluctuaciones del mercado. Al compás de la crisis, en un centenar de poblaciones españolas se han consolidado sistemas de pago paralelos en los que se han acuñado monedas sociales. Se basan en el modelo de monedas complementarias LETS (sistema de intercambio comercial local, por sus siglas en inglés) basado en puntos, donde la suma total de las cuentas es siempre cero, para evitar cualquier trasfondo lucrativo. Es habitual que parte de la transacción se pueda completar ofreciendo algún servicio.

El pumaen Sevilla, es una de las divisas sociales con una evolución más fructífera en esta suerte de economía paralela. Debe su nombre al barrio de Pumarejo, que implantó este modelo de pago alternativo en el 2011. Tal ha sido su éxito que se puede utilizar en todo el casco histórico norte de la ciudad. Incluso se debió limitar su distribución una temporada para evitar que muriera de éxito.

Entre el vecindario se acepta sin ningún recelo el pago con pumaspara retribuir un servicio de canguro o adquirir una cafetera en alguno de los numerosos comercios adheridos a la iniciativa. El tipo de cambio es fijo: un puma equivale a un euro. La transacción se refleja en una libreta donde se ajusta el saldo disponible. Otros ejemplos de moneda alternativa se encuentran con el bilbodiru de Euskadi; el eco, con valor de transacción aceptado en siete poblaciones del Vallès Oriental y Osona, o la turuta de Vilanova i la Geltrú, que en el 2013 se utilizó en más de un millar de transacciones.

Giro a lo local

Noticias relacionadas

En el ámbito internacional, destaca el caso de la libra de Bristol, que emitió una oenegé de esta ciudad inglesa en el 2012 y que equivale a una libra esterlina. La entidad impulsó el proyecto para «dar un pequeño giro desde lo local y demostrar que otro tipo de sistema financiero es posible». La iniciativa cuenta con el respaldo del consistorio local y el entusiasmo de los conciudadanos: unos escolares y artistas de esta ciudad colaboraron en la elaboración de los billetes.

Hay tres formas de pago: mediante billetes, a través de un mensaje SMS (adjuntando el código del comercio y el importe a desembolsar) o por internet. Los usuarios pueden obtener liquidez pidiendo que el retorno de una compra sea con esta divisa, en puntos oficiales de cambio o solicitando dinero mediante un servicio digital que lo envía al cliente a través del correo certificado con una comisión de dos libras.