CINCO AÑOS DE LA TRAGEDIA DE CASTELLDEFELS

Una soledad permanente

Los afectados por el atropello masivo aún tienen síntomas de estrés postraumático sin tratar

5º aniversario de la tragedia sucedida durante la verbena de Sant Joan de 2010. Entrevista a la madre y la novia de uno de los fallecidos. / RICARD FADRIQUE

5º aniversario de la tragedia sucedida durante la verbena de Sant Joan de 2010. Entrevista a la madre y la novia de uno de los fallecidos.
Infografía del accidente de Castelldefels, tras cinco años del suceso.

/

2
Se lee en minutos
GEMMA TRAMULLAS
BARCELONA

Pesadillas, ansiedad, depresión, aislamiento, rabia contenida... Son los síntomas que manifiestan, cinco años después, muchos familiares y testigos del atropello masivo en Castelldefels. Algunos jóvenes afectados han logrado superar el traumático episodio y, a pesar de sus graves heridas, hoy cursan estudios superiores o trabajan; otros, sobre todo los hijos de familias sin recursos, han abandonado los estudios y se han quedado clavados en aquella noche del 23 de junio del 2010.  Hay madres que siguen tomando fármacos para la depresión.

«Cuando te pasa una cosa muy gorda y ya ha salido la foto del presidente y los ministros en el funeral, uno piensa que la Administración se encargará de atender a las víctimas, pero no es así -afirma Roberto Manrique, superviviente del atentado de Hipercor y expresidente de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas-. Pasa igual en todas las catástrofes. No sé por qué no se hace un protocolo como dios manda para atender a las personas en estos casos». La noche del 23 de junio del 2010, Manrique acudió al andén de Castelldefels-Platja a petición de la consellera de Justícia, Montserrat Tura.

Hace cinco años la Unitat de Trauma, Crisis i Conflictes de la Universitat Autònoma ya tenía diseñado un programa de atención a largo plazo para los afectados de grandes catástrofes que iba más allá de las 72 horas de intervención del Servei d'Emergències Mèdiques, que ya está muy bien establecido y valorado .

Noticias relacionadas

Su directora, Ingeborg Porcar, incluso llegó a recibir varias llamadas de familias de Castelldefels pero no pudo atenderlas. Las autoridades consideraron que, tras la atención en el primer impacto, las víctimas debían dirigirse a la red de salud pública. En algunos casos esto resultó insuficiente o, directamente, contraproducente. Este fue el caso de Alba, una menor embarazada en el momento del accidente que cuando se presentó al psicólogo de su centro de atención primaria con el bebé fue aleccionada sobre la imprudencia de su novio.

«Al margen de este caso, que es una bestialidad, los profesionales aún no tenemos las cosas claras -opina Porcar-. La lección de Castelldefels es que poner psicólogos en el momento del impacto no es suficiente y la red pública no está preparada. Faltó una posintervención especializada. Es un duelo de alto riesgo porque no hay cuerpos y a los afectados no se les prestó un seguimiento especializado de seis a nueve meses. Las personas que se han cronificado es porque, o ya tenían condiciones previas para cronificarse, o porque nadie les ayudó».