Ir a contenido

12 cosas que hay que saber para empezar a ir en bici por Barcelona

Los auriculares están prohibidos y el casco no es obligatorio para los mayores de 16 años

El ciclista puede ser sometido a un control de alcoholemia igual que el resto de conductores

CARLOS MÁRQUEZ DANIEL / BARCELONA

Un menor con casco, camino del colegio con su padre. 

Un menor con casco, camino del colegio con su padre.  / JOAN PUIG

Pueden parecer consejos demasiado básicos, pero la experiencia enseña que son muchos los ciclistas que no saben cómo deben circular por una ciudad como Barcelona. O puede que, aun sabiéndolo, opten por ningunear las normas. En cualquier caso, aquí va una guía para todos aquellos que quieran aventurarse a formar parte de la gran familia del ciclismo urbano

1. El casco no es obligatorio en ciudad pero sí MUY recomendable. Sí deben llevarlo en cualquier caso los menores de 16 años. En carretera, es obligatorio para todos.

2. La bicicleta es considerada por el código de seguridad vial como un vehículo más, así que se enfrenta a las mismas sanciones y debe respetar las mismas señales que un coche o una moto, aunque no requiera carnet para usarla.  

3. La Guardia Urbana puede hacer soplar a cualquier ciclista en un control de alcoholemia. En caso de dar positivo, no se quitarán puntos del carnet, puesto que el afectado puede no tener licencia de conducir. Sí se enfrentará a una sanción económica igual que la que podría hacer frente un automovilista. 

4. Está prohibido circular con auriculares, bajo multa de hasta 200 euros. 

5. Los carriles bici tienen sentidos de circulación, como el resto de la calzada. No se puede pedalear en la dirección que más convenga, a no ser que se trate de un carril bici de doble sentido. 

6. Es obligatorio que la bici lleve luces. Blanca delante, roja detrás. 

7. No se permite que dos personas vayan sobre la bici, a no ser que se trate de un remolque homologado o una sillita para niños, igualmente legalizada. 

8. Las bicis plegables pueden ir en transporte público. 

9. En calles con carril bici, los ciclistas pueden optar por circular por los viales destinados al resto de vehículos si les es más cómodo. 

10. A partir del verano del 2016 estará prohibido circular por aceras de menos de cinco metros, lo que afecta a la práctica totalidad de la ciudad. Se espera que para entonces, Barcelona disponga de una red de carriles bici que garantice la seguridad del ciclista en la calzada. 

11. En los cruces del Eixample, la bici que quiere seguir recto tiene prioridad sobre los vehículos que quieren girar a la derecha, pero hay que estar muy al tanto porque es un accidente habitual en el distrito más transitado de Barcelona.  

12. Para atar la bicicleta en la calle, lo más recomendable es usar el candado en forma de U, el más fiable ante los numerosos robos que se producen en la ciudad. Cadenas y pitones es mejor evitarlos. No es ninguna tontería llevarse el sillín si se deja la bici en la calle. Hay quien incluso desmonta la rueda delantera. En cualquier caso, para evitar desgracias, lo mejor es guardarla en casa o, si se tiene, en el párking. Se puede contratar un seguro por robo. Son muchas las compañías de seguros que empiezan a ofrecer productos a los ciclistas.