Ir a contenido

EXPOSICIÓN. CONMEMORATIVA

El príncipe helvético

CRISTINA SAVALL / BARCELONA

Creó en 1966 el sistema de señalización del caótico metro de Nueva York, considerado un hito del diseño contemporáneo. Las identidades corporativas de American Airlines, de United Colors of Benetton y del Museu Guggenheim de Bilbao también son obra de Massimo Vignelli, a quien Disseny Hub Barcelona le dedica hasta el 31 de agosto una exposición conmemorativa, justo al año de su muerte.

Vignelli decía que el trabajo que más le hubiera gustado desarrollar hubiera sido la identidad corporativa del Vaticano. «Me agradaría ir al Papa y decirle: «Su santidad, el logotipo está bien [refiriéndose a la cruz], «pero todo lo demás tiene que eliminarlo». Su obsesión era explorar la atemporalidad. «Se puede lograr si se busca la esencia de las cosas y no la apariencia», pensaba el diseñador de la silla Handkerchief, que creo junto a su esposa la también arquitecta Lella Elena Valle.

Gran defensor de la tipografía Helvética, Vignelli es un referente para los diseñadores Javier Mariscal y para Pablo Martín, que participaron el martes en la mesa redonda titulada Simply Massimo: Experiències, anècdotes i records. Para Mariscal, Vignelli era elegante, culto, trascendente y muy europeo. «Un exponente del buen diseño», señala.

Martín trabajó con Vignelli en Nueva York. «Su influencia es directísima. Un gran maestro», reconoce. Lo define obsesivo, dogmótico, apasionado e incansable. «Su energía era impresionante. Lo quería hacer todo: ropa, carteles, muebles». Ernesto Arnáez, comisario de la muestra, valora que Vignelli fue fiel a su estilo desde sus inicios. «Su obra es lineal y atemporal», concluye.

0 Comentarios
cargando