Ir a contenido

Colau será elegida este sábado alcaldesa con mayoría absoluta

El PSC se sumó anoche al 'sí' a la investidura que darán Esquerra y un edil de la CUP

La líder de BC emplaza a los grupos a continuar negociando un pacto estable

CRISTINA BUESA / BARCELONA

Ada Colau, este viernes en la plaza Sant Jaume, a punto de entrar al Ayuntamiento de Barcelona.

Ada Colau, este viernes en la plaza Sant Jaume, a punto de entrar al Ayuntamiento de Barcelona. / FERRAN NADEU

Ada Colau será investida alcaldesa esta tarde con los votos de su grupo, Barcelona en Comú (BC), de ERC, del PSC y uno de la CUP. Alcanzará de esta forma la mayoría absoluta, al sumar 21 apoyos entre los 41 miembros que componen el pleno. Las intensas negociaciones de las últimas dos semanas con republicanos y socialistas han dado sus frutos, mientras que el apoyo de uno de los tres concejales de la CUP responde a un «voto de confianza» hacia Colau.

El consejo de federación del PSC avaló anoche con el 80,18% de los votos el sí a la investidura que proponía Jaume Collboni, que desde el primer momento había defendido entrar en el gobierno municipal con un pacto estable, algo que BC no ha contemplado por el momento. De hecho, en un comentario poco diplomático que no sentó demasiado bien en las filas socialistas, Colau señaló ayer que el socialista ha sido un partido que ha gobernado «años y años y ha tenido casos de corrupción muy graves». Por lo que sí ha apostado en cambio BC es por la foto con ERC, que ayer se hizo en la sala de prensa de los grupos municipales, en el propio ayuntamiento.

GESTO DE CONFIANZA 

La que será la primera alcaldesa de la capital catalana (tras 119 hombres en el cargo) compareció con el líder republicano, Alfred Bosch en un acto que este describió como la escenificación de un «gesto de confianza», derivado de la «responsabilidad» que para él supone apoyar a la ganadora de las elecciones. «Como ya hicimos hace cuatro años con el alcalde Xavier Trias», puntualizó Bosch para intentar calmar a sus socios en el Parlament

Pero la herida entre ERC y CiU en el Ayuntamiento de Barcelona ya está abierta. Así se explicarían también los comentarios de Trias el jueves al advertir de que «gobernarán los mismos con otros nombres», en referencia a los tripartitos de épocas anteriores. De momento, eso no está sobre la mesa. Tanto Colau como Bosch se esforzaron en decir que la entrada en el gobierno de otras fuerzas deberá esperar. Antes tendrán que fructificar las «complicidades», en palabras del republicano, que insistió en que lo de ayer «no es un pacto porque no hay contrapartidas, sino que solo aspira a garantizar el progreso social y nacional de Barcelona».

POLÍTICAS CONCRETAS 

La futura alcaldesa de Barcelona insistió en que las negociaciones que proseguirán a partir del lunes con las dos fuerzas de izquierdas se basarán en «programas y políticas concretas». Tras celebrar que la ciudad haya votado un «cambio», encajó que el ayuntamiento está muy fragmentado (a partir de hoy habrá siete partidos, frente a los cinco que había hasta ahora), con lo que el diálogo será una de las premisas del próximo mandato.

Precisamente, una de las primeras cosas que deberá acordar con los partidos de la oposición serán los sueldos. Colau admitió ayer que su intención de rebajarse el sueldo a sí misma y a sus 10 concejales a 2.200 euros netos mensuales por 14 pagas precisa de la mayoría del pleno. «No podemos imponer nuestro código ético al resto», reconoció.

CARGOS TÉCNICOS O POLÍTICOS 

El reajuste salarial tendría que aprobarse en un pleno pero, prosiguió Colau, este máximo en la nómina solo afectaría «a los cargos políticos, no a los técnicos». En este sentido, por ejemplo, los gerentes de distrito que ganan más seguirán haciéndolo. Lo mismo ocurriría con los primeros fichajes anunciados por BC, que su líder confirmó ayer.

Tanto el nuevo delegado de Seguridad, responsable de la Guardia UrbanaAmadeu Recasens, como el gerente municipal, Jordi Martí, no estarán sujetos a este límite, reveló la casi alcaldesa, que añadió que a ambos se les había hecho una oferta como profesionales y no era de recibo que cobraran menos que algunas dpersonas que estarán bajo su mando.

DEPENDER DE ALCALDÍA 

Recasens tendrá el cargo de delegado y dependerá directamente de la alcaldía, cosa que nunca había ocurrido hasta ahora, ya que solía ser un concejal que estaba en el pleno quien se hacía cargo de estas competencias. Otro cambio es que las cuestiones vinculadas a la movilidad, que tradicionalmente dependían de Seguridad, ahora serán competencia de la cuarta tenencia de alcaldía, que lleva la militante de ICV Janet Sanz, junto con Ecología y Urbanismo.

FIESTA EN SANT JAUME 

Con los 21 votos, Colau se convertirá en alcaldesa sobre las seis de la tarde de hoy. Con la intención de compartir con la ciudadanía la victoria, explicó ayer, se han introducido diversos cambios en la liturgia de la investidura. Se han habilitado diversas salas anexas al Saló de Cent para dar cabida a los «centenares de invitados» a los que se les ha pedido participar, entre los que hay numerosas entidades sociales y representantes de todas las confesiones religiosas de la ciudad.

«Hemos prescindido de las alfombras de lujo para poner una pantalla en la plaza y que la gente pueda ver lo que ocurre dentro», expuso Colau. También habrá servicio de guardería para los más pequeños.  

0 Comentarios
cargando