Colau prepara una investidura festiva con más invitados de las entidades sociales

La futura alcaldesa quiere pantallas en la plaza de Sant Jaume, que cruzará para ser recibida por Mas

Ada Colau, durante un encuentro con vecinos del barrio del Poble Sec después de las elecciones.

Ada Colau, durante un encuentro con vecinos del barrio del Poble Sec después de las elecciones. / EFE / TONI GARRIGA

Se lee en minutos

CRISTINA BUESA / BARCELONA

La futura alcaldesa de BarcelonaAda Colau, y su equipo de Barcelona en Comú (BC) han ideado un acto de investidura más abierto a las entidades sociales. La toma de posesión de la ganadora de las elecciones del 24 de mayo será el sábado a las 17.00 horas en la sala de plenos, pero el gobierno municipal quiere que la ciudadanía participe de la "alegría" y colocará una pantalla gigante en la plaza de Sant Jaume para seguir el acto institucional.

"Queremos que los vecinos se impliquen en un proyecto de ciudad amplio e inclusivo porque es un momento de celebración", ha expuesto Colau este martes en la sede de PIMEC tras un encuentro con su presidente, Josep Gonzàlez. La vencedora de los comicios ha revelado que han enviado "centenares de invitaciones" a entidades que hasta ahora, ha dicho, no habían sido citadas.

FIRMA DE LOS PRIMEROS DECRETOS

Dentro del plenario, ha narrado la líder de BC, primero se votará a la alcaldesa; después se realizarán los parlamentos preceptivos y la foto con los 41 concejales electos. A continuación el grupo cruzará la plaza de Sant Jaume para ser recibido por el president de la Generalitat, en el que será el primer encuentro entre la recién elegida alcaldesa y Artur Mas.

Posteriormente Colau regresará a la casa consistorial donde se firmarán los primeros decretos.

Te puede interesar

SELLO DE CALIDAD CONTRACTUAL

La dirigente de BC ha celebrado un encuentro con el presidente de PIMEC en el que ha querido poner de relieve su apuesta "por la pequeña y mediana empresa, los autonómos y el comercio de proximidad". Colau y Gonzàlez han coincidido en que estudiarán la creación de un "sello de calidad" para las empresas que permita que el ayuntamiento privilegie a aquellas empresas que tienen un determinado comportamiento a la hora de contratar gente o en temas medioambientales.