CIUDAD DE CONGRESOS

Mucho más que una feria

La capitalidad mundial del móvil aporta a la economía catalana 3.500 millones de euros entre el 2012 y el 2018

Emprendeduría, salud y educación centran las iniciativas de la fundación

’Start-ups’ 8 Participantes del congreso para emprendedores 4YFN en la edición de este año.

’Start-ups’ 8 Participantes del congreso para emprendedores 4YFN en la edición de este año. / DANNY CAMINAL

3
Se lee en minutos
JOSEP M. BERENGUERAS / BARCELONA

"Hemos ganado otros Juegos Olímpicos". Con esta frase el director general de Fira de BarcelonaAgustí Cordón, valoró en julio del 2011 la designación de Barcelona por parte de la asociación GSMA como capital mundial del móvil (MWCB). La ciudad y sus instituciones (Ayuntamiento, Fira, Generalitat, Ministerio de Industria, Cámara de Comercio de Barcelona y Turisme de Barcelona) lograron  mucho más que un congreso: un proyecto que busca transformar el modelo económico de toda la ciudad y la sociedad catalana, crear puestos de trabajo y convertirse en referente mundial de esta tecnología.

El proyecto era ambicioso, pero la recompensa vale la pena: el impacto económico de la capitalidad entre el 2012 y el 2018 en Catalunya se calculó en alrededor de 3.500 millones de euros en todo el periodo, lo que, según destacó aquel día el president de la Generalitat, Artur Mas, "ayudará a salir de la crisis" y a "crear muchos puestos de trabajo".

La parte más visible del proyecto es, cómo no, la garantía de celebración del Mobile World Congress  (MWC) en la ciudad durante el contrato de capitalidad. Esta cita ha ido creciendo sobremanera durante las últimas ediciones, hasta convertirse en la referencia mundial del sector y convocar en Barcelona a más de 93.000 personas -la mitad altos cargos directivos de las mayores firmas tecnológicas del mundo- en su última edición, con un impacto directo en la economía de la ciudad de 450 millones de euros, además de la creación de 12.600 puestos de trabajo temporales en el congreso y todo lo que mueve alrededor (transporte, restaurantes, hoteles...). Desde que se instaló por primera vez en Barcelona en el 2006, la inyección en la economía ha sido de más de 2.000 millones, con 46.700 trabajos de carácter temporal creadores, según cálculos del consejero delegado de la GSMA, John Hoffman.

Todo el año

El congreso son cuatro días, pero la capital trabaja durante todo el año. Se constituyó una fundación para vehicular todos los proyectos, se fijó su sede en el edificio Media-Tic de Barcelona y, además, se llegó a un acuerdo con Telefónica para crear el Mobile World Centre, un espacio abierto a todo el mundo en el centro de Barcelona, cuya función es vincular todo lo que hace la capitalidad con los ciudadanos (el centro fue ocupado hace 10 días por empleados subcontratados de Movistar, que abandonaron la instalación el sábado).

En paralelo, desde la fundación se trabaja en dar salida proyectos de tecnología móvil aplicados a varios ámbitos para cambiar la sociedad, como el desarrollo de los pagos con el móvil o la emprendeduría. En este sentido, por ejemplo, se ha impulsado la celebración del congreso 4YFN, que este año congregó a más de 8.000 participantes y 250 inversores de todo el mundo. Tal fue su éxito que la GSMA lo ha incorporado al programa oficial del Congreso. También se fomenta la aceleración de empresas en el programa mStartup.

Noticias relacionadas

La MWCB trabaja también en el sector de la salud (programa mHealth: introducción de tecnología en el mundo médico; acceso virtual al historial médico desde el móvil, entro otros) y en el de la educación: con el programa mSchools, más de 12.000 alumnos de secundaria catalanes han aprendido este curso a programar apps para móvil en una asignatura especial, en busca de mejorar el espíritu emprendedor de los alumnos.

"Se ha ganado la carrera, pero cuando se triunfa se tiene que seguir entrenando para no perder la próxima carrera", aseguró el alcalde Xavier Trias en el 2011. La GSMA decidirá este verano si Barcelona merece revalidar el título.