Ir a contenido

MULTITUDINARIA CELEBRACIÓN

Accidentes en atracciones ensombrecen la Feria de Abril

El sábado se rompió la pierna una mujer tras otro accidente el pasado fin de semana

Una mujer se fractura una pierna en la atracción La Cárcel de la Feria de Abril de Barcelona. / ATLAS

Dos accidentes en sendas atracciones instaladas en el recinto del Fòrum han ensombrecido el balance final de la edición de la Feria de Abril de Barcelona, que concluyó ayer superando el millón de visitantes. Daniel Salineropresidente de la Federación de Entidades Culturales Andaluzas de Catalunya (FECAC), destacó que este año han acudido muchos visitantes que se estrenaban en ella.

Un portavoz del certamen lamentó los dos siniestros y aclaró que las 105 atracciones que se instalan en el recinto ferial «han sido revisadas previamente por la Guardia Urbana, como sucede en cualquier fiesta». El visionado de las cámaras de seguridad reveló ayer que no hubo ningún problema técnico en el accidente sufrido por una mujer de 32 años que se rompió la tibia al subir la noche del sábado a una atracción llamada La cárcel, por lo que ayer se abrió de nuevo al público.

La cárcel es una estructura similar a una celda, en la que las personas van de pie, cogidas a la verja, y que va unida a un gran brazo metálico que gira y hace que el habitáculo suba a gran altura. Javier Berzosa, abogado de la FECAC, aseguró que «mecánicamente la atracción funcionó bien» y se ha determinado que hubo «negligencias de usuarios», que no cumplieron con las normas de seguridad que la propia atracción tiene rotuladas, como la prohibición de sacar las piernas y los brazos de las jaulas, de soltarse de manos, de pegar saltos o de subir con objetos contundentes.

Este accidente se suma al ocurrido el pasado fin de semana cuando una joven de 28 años resultó herida tras romperse un brazo en la Rana Show, al salir disparada de la atracción impactando contra el suelo. La herida sufrió un traumatismo craneoencefálico y una fractura en un pie. Su hermana, de 19 años, fue una de las dos jóvenes que quedó colgando en la cesta.

Los bomberos clausuraron enseguida la atracción y abrieron una investigación. Tras recibir el primer informe, los agentes de la Guardia Urbana imputaron al dueño de la instalación por un delito de lesiones graves. No es el caso del propietario de La cárcel, a quien fue ayer por la tarde retirado el precinto por parte del ayuntamiento y pudo volver a activar la atracción.

0 Comentarios
cargando