Ir a contenido

CITA CON LA CULTURA ANDALUZA EN EL FÒRUM

La Feria de Abril quiere abrirse a todos los catalanes y al turismo

La FECAC apuesta por dar relevancia a las entidades y «cerrar la etapa del pasado»

La verbena cuenta con un 20% más de casetas que en el 2014 y con 105 atracciones

VÍCTOR VARGAS LLAMAS / BARCELONA

Un fulgor multicromático centelleará cada noche hasta el 3 de mayo desde la explanada del Fòrum, que ayer inauguró la 44ª edición de la Feria de Abril con el emblemático encendido del pórtico de entrada del recinto. Una tradición que esperan los devotos del folclore y el arte andaluces, y que los impulsores del evento quieren que también sea un rito ineludible para nuevos conversos a la causa, buscando reclamos para dos grupos de potenciales visitantes: los autóctonos que aún no se han empapado del ambiente festivo de la feria y los turistas.

En caso de lograr su propósito, la Federación de Entidades Culturales Andaluzas en Catalunya (FECAC), organizadora del acto, prevé que se supere el millón de visitantes que, según sus estimaciones, se rondaron en la anterior edición, «la mejor en muchísimos años», explica Daniel Salinero, presidente de la entidad. Para tal fin, aboga por una «filosofía de abrir la feria al 100%» y hacerla accesible a toda la sociedad catalana. «Queremos que todos los habitantes de Catalunya la sientan suya, dejar de estar de espaldas para una parte de la sociedad que no se siente atraída por el evento», explica.

Salinero considera que muchos de los que no van al Fòrum «sí han visitado la Feria de Abril de Sevilla», una paradoja con la que trata de ilustrar el desafío que afrontan los organizadores. En ese afán de mestizaje se circunscribe el lema de este año, 'La nostra', y el padrino de esta edición, el prestigioso restaurador Paco Pérez, que combina la cocina de tradición andaluza con la vanguardia de los fogones catalanes.

El otro gran reto pendiente es el de aprovechar el gran flujo de turistas que llegan a la capital catalana en las fechas en que se celebra la feria, «con mención especial para los cruceristas, un fenómeno masivo y al alza», expone Salinero. La FECAC ha iniciado conversaciones con turoperadores, que acudirán a visitar el recinto ferial en esta edición para conocer de primera mano la oferta de ocio con la que pueden salpimentar sus paquetes vacacionales.

DISCREPANCIAS

La vocación aperturista de la FECAC es también una premisa de puertas para dentro, y marca la voluntad de «retornar todo el protagonismo a las entidades, la auténtica esencia de la feria», expone Salinero. «Nuestra aspiración es que en el futuro estén representadas las 114 asociaciones andaluzas que hay en Catalunya, el alma de esta celebración, y no los patronos [de la Fundación de la FECAC], que han estado en la poltrona demasiado tiempo», añadió.

La federación se desvinculó de la fundación en diciembre por decisión asamblearia, «hartos de que actúen de mala fe». Los reproches se cruzan entre ambas entidades al hablar de la deuda de 28.000 euros que dejaron de pagar un grupo de feriantes el año pasado, cuando ambas coorganizaron el acto. Y de los 700.000 euros con los que Salinero acusa a la fundación de haber «descapitalizado» a la federación, según una auditoría. La fundación lo niega.

Salinero apunta a la necesidad de «profesionalizar la gestión» para optimizar los recursos, transmitir transparencia y «superar los estereotipos del pasado», según los cuales es «la feria de unos pocos». Igualmente Salinero aspira a «superar por fin la etapa de Francisco García Prieto», histórico presidente de la FECAC y actualmente imputado junto a siete excolaboradores por la presunta apropiación de 1,7 millones de euros de los ingresos de la Feria de Abril entre el 2008 y el 2013.

La FECAC cruza los dedos para que el tiempo acompañe y las 53 casetas (un 20% más que el año pasado) y las 105 atracciones atraigan a nuevos visitantes y colmen las aspiraciones de crecimiento de la feria.

0 Comentarios
cargando