EN BARCELONA

Unas lesbianas denuncian que les echaron de una cafetería por besarse

El Observatori Contra l'Homofòbia ha presentado denuncia ante Benestar Social

La dueña del local sostiene que solo se les pidio que no se realizaran "tocamientos"

Establecimiento ’Store Café’, en Travessera de Dalt, Barcelona.

Establecimiento ’Store Café’, en Travessera de Dalt, Barcelona. / CARLOS MONTANYES

3
Se lee en minutos
VÍCTOR VARGAS LLAMAS / BARCELONA

Una pareja de lesbianas ha denunciado el trato discriminatorio que presuntamente se les dispensó el pasado día 25 en la cafetería  Store Café, en la Travessera de Dalt de Barcelona, después de que uno de los responsables del establecimiento les reprobara que se estuvieran besando en su local y les instara a abandonarlo, según su versión. Las mujeres, de 48 años, informaron al Observatori Contra l’Homofòbia (OCH), que ha presentado una denuncia oficial ante el Departament de Benestar Social y ante la regidoria del distrito de Gràcia.

Según explica el observatorio, poco antes de las cuatro de la tarde del pasado miércoles, el matrimonio estaba despidiéndose en este local que suelen frecuentar antes de dirigirse a sus respectivos trabajos. En ese momento, el empleado les afeó que estuvieran besándose en público, aduciendo que era “inapropiado” hacerlo en un café y a esas horas. El responsable del bar trató de justificar su rechazo explicando que había recibido quejas de otros clientes por presenciar esas muestras de afecto y que últimamente ya se estaban resintiendo los ingresos del negocio, siempre según la versión de las denunciantes.

El presidente del observatorio, Eugeni Rodríguez, calificó los hechos como “muy graves” y subrayó que se trata de la primera vez que se denuncia un trato discriminatorio de este calado en la ciudad de Barcelona desde que el pasado octubre se aprobara la ley contra la homofobia, al tiempo que ensalzó la “valentía de la pareja” al atreverse a hacer público el trato excluyente que sufrieron. “Muchos actos de discriminación por la orientación sexual de las personas no se denuncian por miedo, y es necesario que quienes los sufran tengan la actitud de esta pareja, para que las agresiones se visibilicen y no queden impunes”.

Rodríguez expuso que los hechos denunciados vulneran dos artículos de la ley contra la homofobia. Uno, el 34.3 c, como falta grave, por “impedimento por razón de orientación sexual a una persona en un establecimiento público”. Y el artículo 26, que reza que “el derecho de admisión a un local no puede comportar discriminación” tomando como origen la sexualidad de las personas. De ahí que calificara como muy graves los hechos denunciados y revelara que en lo que va de año se han registrado 45 incidencias, 15 de ellas tramitadas como denuncias a los estamentos oficiales.

CLIENTES HABITUALES

La propietaria de la cafetería desmintió la versión de las denunciantes y sostuvo que las mujeres, clientes habituales, se sometieron a "tocamientos en sus genitales" en un sofá y ante la presencia de otros clientes, que se quejaron. La dueña sustuvo que el encargado del local les solicitó que pararan, sin que ellas hicieran caso alguno, y que no se les echó del establecimiento, pese a que ellas reaccionaron de manera airada, según esta versión.

Noticias relacionadas

"Alucino con este tema. Es el colmo tener que demostrar que no somos culpables, cuando el encargado del local se comportó con ellas de forma exquisita, simplemente pidiéndoles con educación que no tuvieran esa actitud porque no era ni el momento ni el lugar", expuso la dueña del café, que prefiere no identificarse."Nosotros tratamos a todo el mundo igual, sin importar su condición sexual."

Rodríguez explicó que en caso de que las autoridades consideren culpable la conducta, la norma prevé una sanción económica “de varios miles de euros” y la imposiblidad de disfrutar de “ayudas y subvenciones públicas” durante el periodo que se establezca. Además de a la Generalitat y el distrito de Gràcia, el observatorio presenta hoy la denuncia a la Síndica de Greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà. Y avanzó una “besada general” del colectivo homosexual ante el establecimiento el próximo 15 de abril.