BAIX LLOBREGAT

Gavà pone a votación su obras

El ayuntamiento ejecutará 20 proyectos propuestos y elegidos por los propios vecinos

Niños en los juegos del parquede la Torre de Lluch, que serenovarán por decisión popular.

Niños en los juegos del parquede la Torre de Lluch, que serenovarán por decisión popular. / ELISENDA PONS

3
Se lee en minutos
CARLES COLS / GAVÀ

El Ayuntamiento de Gavà ejecutará de aquí a las elecciones municipales 20 microproyectos urbanísticos decididos directamente por los vecinos de la ciudad. Son obras de barrio que suman en total medio millón de euros, que no es poco. El pasado mes de julio se invitó a los vecinos de Gavà a proponer proyectos. Se descartaron los irrealizables, por caros o de inviable ejecución. Quedaron así 54. Durante dos meses se pudo votar para, entre ellos, elegir 20. Serán esos los que se llevarán ahora a cabo. Esta es una iniciativa inédita en Gavà y, probablemente, por sus características, única en el área metropolitana. De ella se pueden sacar interesantes conclusiones.

Junts fem barri (así se bautizó el proyecto de participación ciudadana) surgió a raíz de la decisión del ayuntamiento de revisar presupuestariamente a la baja una obra mayor de la ciudad, la reforma de la avenida de Bertrán i Güell, que conecta el núcleo urbano con las playas. El coste inicial de esa operación era de 1,8 millones de euros. Se redujo el coste a 750.000. Con parte de ese ahorro es con lo que se satisfarán ahora las demandas directas de los vecinos.

Raquel Sánchez, alcaldesa de Gavà desde el 2014 tras la renuncia al cargo de su antecesor, Joaquim Balsera, destaca que, además de abrir las ventanas de la participación y de acercar la política a los ciudadanos, lo mejor de Junts fem barri tal vez sea que permite al gobierno municipal mirar la ciudad a través de los ojos de los vecinos, saber qué echan realmente en falta y qué mejorarían. De los 20 proyectos al final seleccionados para su ejecución, seis conllevarán la mejora o la creación de zonas de juego infantil y dos más permitirán resolver un déficit inexplicable de Gavà, la ausencia absoluta de zonas de recreo para perros. Parece que el lobi de los dueños de canes fue especialmente activo a la hora de movilizarse cara a las votaciones.

Esa, de hecho, es una de las sorpresas agradables que la alcaldesa dice que se ha llevado. Una vez abierto el periodo de votación, era evidente tal y como evolucionaban los resultados que había ciudadanos que hacían campaña en favor de los proyectos que consideraban más importantes. El más votado, por ejemplo, fue el número 45 de la lista, asépticamente titulado Ampliación de la acera de la calle de Sant Isidre, y que en realidad planteaba la urgencia de mejorar la vía de acceso a la escuela L'Eramprunyà, un tapón por culpa de la estrechez de la acera. Parece indiscutible que los padres se movilizaron. Ningún proyecto obtuvo más votos que este. Con 25.000 euros de inversión se resolverá el problema.

Olivos molestos

El undécimo proyecto más votado merece una mención especial porque representa muy bien aquello que pocas veces entra en los planes municipales. Un vecino planteó en la fase de recepción de propuestas que los olivos de dos plazas y una calle son un engorro porque las aceitunas que caen de los árboles ensucian zonas de paso y de juego infantil. Sugirió buscar un nuevo destino para esos olivos y plantar en su lugar especies menos molestas. Así se hará, por 18.000 euros.

Noticias relacionadas

Sánchez explica que esta experiencia no debería ser testimonial, sino que a partir de ahora una parte del presupuesto municipal de inversiones debería tener cada año una partida destinada a satisfacer directamente las peticiones de los vecinos.

En esta primera experiencia de Junts fem barri han participado al final un millar de ciudadanos de Gavà, sobre una población total de 46.000. Cada vecino tenía que elegir cinco proyectos y ordenarlos con una puntuación de uno a cinco, como en una suerte de Eurovisión municipal que casi seguro tendrá continuidad.