Ir a contenido

Bus, metro y mercados tendrán wifi gratuito

BCN triplicará los puntos de acceso, pero la velocidad sigue siendo escasa

El ayuntamiento crea un servicio de pago para quien quiera más rapidez

CARLOS MÁRQUEZ DANIEL / BARCELONA

L o que no puede ser de ninguna manera es que la ciudad más smart city del sur de Europa tenga un red pública de wifi de pacotilla. Porque para ser eso, una metrópolis inteligente, sus habitantes y los que la visitan deben poder estar conectados a todas horas, en cualquier lugar. Por eso Barcelona ha decidido triplicar los puntos de conexión gratuita a internet en la vía pública o en equipamientos municipales, a los que se irá uniendo el transporte público. Hasta que en el 2016, si el gobierno que salga de las próximas elecciones da continuidad al proyecto, la capital catalana sea pionera en el acceso a las redes a cargo del ayuntamiento.

Todo empezó en el 2009, cuando los móviles eran vetustos walkie-talkies si se comparan con los aparatos que hoy suenan en los bolsillos de todo el mundo. El consistorio incorporaba 170 puntos de wifi gratuito después de que la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) diera el visto bueno a que bibliotecas o centros cívicos y culturales regalaran conexión a internet a sus usuarios. Esa misma institución fue la que limitó la velocidad de descarga de las redes públicas, esas 256kbps que se quedan muy cortas para todo lo que hoy pueden hacer los terminales móviles. La cosa fue avanzando hasta los actuales 664 puntos de conexión distribuidos de manera desigual por la ciudad, con una clara predominancia en el centro de la ciudad y los lugares más turísticos.

Brecha digital

Para combatir esa «brecha digital», en palabras, ayer, del teniente de alcalde de Hábitat Urbano, Antoni Vives, la intención es llegar a los 2.191 postes de wifi gratuitos, con un reparto más equitativo que, de todos modos, seguirá priorizando las zonas más calientes de Barcelona. A día de hoy se registran unos 100.000 usuarios mensuales que realizan 250.000 accesos.

Joaquim Forn, segundo teniente de alcalde y presidente de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), avanzó la voluntad del ayuntamiento de que el internet gratuito entre en el transporte público. Así las cosas, antes de marzo, medio centenar de autobuses de la nueva red ortogonal llevarán adosado el dispositivo con wifi público para los viajeros. También cinco estaciones de metro serán la avanzadilla de las 16 terminales principales que también permitirán navegar sin necesidad de cobertura. Pero eso sí: siempre con esa limitación de descarga que a menudo acaba con la paciencia de los usuarios, que esperan en vano una red similar a la que pueden tener en casa o en el trabajo.

Servicio 'premium'

Aquellos que deseen algo más, que requieren de más ancho de banda para colgar fotos o bajar archivos, podrán contratar un servicio premium que se pondrá en funcionamiento en los próximos días y que según detallan fuentes municipales, no va en contra de ninguna de las limitaciones marcadas por la CMT. «Por un precio simbólico», adelantó Vives, quien lo desee podrá acceder a un wifi mejorado. Estas mismas fuentes señalan que la velocidad mínima y aceptable sería de como mínimo un mega, cuatro veces más que la actual, contemplada de cerca por las operadoras de telefonía, que de ninguna manera permitirán que los ayuntamientos se conviertan en su competencia.

Esta voz municipal recuerda que los sensores de wifi, tal y como marca la normativa, están dirigidos hacia la vía pública, con lo que se hace muy difícil que un particular, una empresa o un autónomo se conecten a la red municipal, ni en premium. «Deberían acercarse mucho a las ventanas para poder acceder a la red pública, con lo que no se produce ningún conflicto de intereses».

Otro de los objetivos del proyecto, que dispone de una inversión para el 2015 de 3,6 millones de euros, es democratizar más y mejor el acceso por barrios (ver gráfico).

El wifi, tal y como demuestra el mapa, crece en todos los distritos, pero se mantienen las diferencias: Sant Gervasi-Bonanova, La Prosperitat y La Bordeta cuentan con cinco postes, y la Dreta de l'Eixample, con el paseo de Gràcia como eje central, dispone de 60. Lo que sí se ha logrado es que ninguno de los 72 barrios tenga menos de cinco puntos de entrada libre.

Mercados municipales

También está previsto hacer llegar el wifi público a 21 de los 40 mercados municipales, con una media de seis puntos de acceso por lonja; a 220 zonas verdes de la ciudad que se completarán antes del próximo verano, y a 11 muelles del puerto, en los que está previsto desplegar 35 postes de acceso. El aeropuerto de El Prat, en manos de Aena, queda por ahora al margen del plan. Este programa emana de uno de los objetivos estratégicos del gobierno de Xavier Trias, empeñado en convertir Barcelona en referente de las smart cities.

Temas: Wifi

0 Comentarios
cargando