Ir a contenido

Barcelona no dará nuevas licencias de pisos turísticos en ningún distrito

El ayuntamiento suspende también los traspasos hasta que elabore una nueva normativa

Una turista sale del portal del piso turístico en el que se aloja en el centro de Barcelona.

Una turista sale del portal del piso turístico en el que se aloja en el centro de Barcelona. / ALBERT BERTRAN

El teniente de alcalde de Hábitat Urbano de BarcelonaAntoni Vives, ha anunciado este viernes que el Gobierno municipal tiene la intención de congelar la cantidad de pisos turísticos en toda la ciudad y que extiende la suspensión de licencias a toda la ciudad hasta aprobar una nueva normativa que regule el fenómeno. También prohíbe el traspado de licencias.

La medida se incluye en el Plan Especial de regulación de viviendas turísticas, aprobado inicialmente y que deberá pasar un período de información pública y de alegaciones y debatirse en el pleno municipal para aprobarse definitivamente, trámites que pueden alargarse unos seis meses.

La regulación prevé además sustituir el actual comunicado necesario para abrir nuevos pisos turísticos por una licencia previa, además de reforzar la inspección y de solicitar los cambios legislativos necesarios para posibilitar un "control adecuado del fenómeno".

"Estamos convencidos de que la decisión de congelar la oferta es buena para toda la ciudad y para hacer una gestión activa e integral del fenómeno", ha señalado el teniente de alcalde.

Vives ha explicado que se ha ampliado la suspensión incluso a barrios en los que no hay apartamentos turísticos para evitar que puedan aparecer problemas de convivencia con los vecinos y de incremento de los precios del alquiler.

En este sentido, el Plan Especial Urbanístico para la regulación de las viviendas de uso turístico que ha elaborado el gobierno municipal prevé el crecimiento cero del número actual de apartamentos de uso turístico, prohíbe la venta de licencias y permite la apertura de uno nuevo solo en el caso que haya una baja.

Aún así, prevé su revisión al cabo de un año de su aprobación definitiva y con una periodicidad bianual posteriormente.

Entre los cambios que el ayuntamiento ha pedido a la Generalitat está que se defina el apartamento turístico como vivienda con actividad económica, lo que obligaría a contar con una licencia previa de actividad para poder abrir uno.

En el caso del distrito de Ciutat Vella, el documento mantiene los criterios definidos por el plan de usos vigente, por lo que las licencias que no estén en edificios enteros o en edificios con otros usos que no sean el de vivienda, se extinguirán a principios de 2019.

Vives ha considerado que la prohibición de venta de licencias no tiene por qué frenar la reagrupación de apartamentos en edificios en Ciutat Vella teniendo en cuenta que sino las perderán en el plazo de cuatro años y medio.