Ir a contenido

galardón 'BARCELONA, LA MILLOR BOTIGA DEL MÓN'

Malestar por la apuesta de Trias por los centros comerciales

Las tiendas de barrio critican la política de ampliación de grandes superficies en Barcelona

Los ejes de Sant Andreu y el Clot no van a la gala del comercio para mostrar su enojo

HELENA LÓPEZ / BARCELONA

Vayan por delante dos cosas. La primera, que coinciden con el resto de ejes comerciales en la importancia de los galardones y en el bien que hacen a los establecimientos premiados. La segunda, que subrayan una y otra vez, que el plante es únicamente al alcalde Xavier Trias, quien, a sus ojos, apuesta de forma «clara y decidida» por un modelo «que nada tiene que ver con el modelo catalán tradicional de los ejes comerciales». Con esas palabras se lo comunicó Pròsper Puig, presidente del eje comercial de Sant Andreu, en la carta que le envió hace una semana en la que le comunicaba que rechazaba su invitación a la 17ª edición de los premios Barcelona, la millor botiga del món, que el alcalde entregó ayer a una decena de tiendas de la ciudad.

«En un momento de debilidad extrema de la renta disponible de las familias, la ampliación de grandes superficies comerciales es un disparo a la línea de flotación de los comercios de los barrios», proseguía la misiva, en la que le indicaba que el motivo que llevó al eje a tomar «tan dolorosa» decisión fue la aprobación, con votos de CiU y el PP, de la ampliación del centro comercial La Maquinista, pese a las alegaciones presentadas tanto por el propio eje como por la Fundación Barcelona Comerç y los vecinos.

Puig no fue anoche el único ausente en la gala. Tampoco acudió Xavier Bou, presidente del eje comercial del Clot. «El comercio de proximidad lo está pasando muy mal. Están cerrando muchas tiendas, y la ampliación de grandes superficies, como las planteadas en La Maquinista, Glòries y Heron City puede ser el fin de muchas otras», apunta Bou.

En la misma línea se expresa Vicenç Gasca, presidente de la Fundació Barcelona Comerç. «Respetamos y comprendemos la posición de Sant Andreu y el Clot. Todos los ejes de la ciudad nos mostramos en contra de la política de ampliación de los centros comerciales. En este momento no hay una demanda interna que justifique la ampliación de suelo comercial, no solo en las grandes superficies en la ciudad, sino tampoco de los proyectos en Viladecans y Cerdanyola», apunta el presidente de la fundación, quien sí acudió anoche a la entrega «por respeto a los comercios premiados».

No lo hicieron tampoco -a siete meses de las municipales-, el alcaldable socialista, Jaume Collboni, ni el líder de ICV, Ricard Gomà, para mostrar su rechazo a la política de comercio de Trias y apoyar a los comerciantes indignados.

LA RESPUESTA / El municipio insiste en que los premios entregados ayer son un reconocimiento público al modelo comercial de Barcelona, «un modelo de proximidad, que apuesta por la cohesión social y el desarrollo cultural de la ciudad». El propio Trias respondió este fin de semana a la carta del presidente de los comerciantes de Sant Andreu en la que reafirmaba su compromiso con el comercio de proximidad, «lamentaba aunque respetaba» su ausencia de ayer y exponía sus motivos para la ampliación en 42.000 metros cuadrados de La Maquinista. Se resumen en dos: que esta garantizará la obtención de suelo de equipamientos destinado a la escuela y la creación de 1.200 puestos de trabajo. Argumentos, ambos, que no convencen al pequeño comercio, que se siente ahogado y expulsado.

Idéntico sentir de ahogo y desamparo expresaba la portavoz del mercado de la Sagrada Família, quien decía que el gobierno deja morir su red comercial de proximidad.