Ir a contenido

FIESTA MAYOR DE LA BARCELONETA

El Pare Manel anima al barrio a pecar

El público dio la espalda a la concejala y la presidenta del distrito cuando estas cogieron el micrófono

El Pare Manel subió ayer al escenario de la plaza de la Barceloneta entre aplausos y con una chapa amarilla en la que se leía «la Barceloneta no es ven» en la solapa. Es el lema de la lucha en la que están liados en el barrio, que se leía en las camisetas del mismo color que lucían decenas de vecinos congregados en la calle para escuchar el pregón de su fiesta mayor. Pese al tono extremadamente conciliador que quiso darle al acto en todo momento su presentador, el público, que no era otro que el barrio, tenía ganas de insistir en su mensaje y de remarcar ante los muchos políticos allí reunidos su enojo. Lo hizo girándose de espaldas cuando tomaron el micrófono tanto la presidenta del distrito de Ciutat Vella, Sara Jaurrieta (PSC), como su concejala, Mercè Homs (CiU).

Precedió al Pare Manel, quien  alabó el carácter guerrero de los vecinos del barrio y recordó de qué va eso de las fiestas - «¡pecad vosotros que podéis!»-, sor Pilar. La monja, de la Orden de la Obra Social Santa Lluïsa de Marillac, es una de las personas más queridas en la Barceloneta a juzgar por la efusividad y duración de los aplausos que recogió tras su breve intervención. «¡Viva sor Pilar!» y  «¡Gracias por darnos de comer a los que no tenemos!», se oyó entre el público después de sus palabras.

Además del pregón, que terminó con un dúo entre Leslie y el Pare Manel cantando Resistiré marca Barceloneta, en el acto se homenajeó a las mujeres de la calle de Pescadors por los 25 años que llevan engalanando la vía. El escenario estuvo presidido por una silla en la que reposaba el delantal de la líder vecinal y alma de la calle que este año tira la toalla de la decoración, la fallecida Emilia Llorca, sobre el que se exhibía la camiseta de «la Barceloneta no es ven».

APLAUSO / Mientras hablaba Homs, los vecinos, de espaldas, transmitieron su sentir en la parte posterior de sus camisetas: «Menys paraules i més fets». La concejala cogió el guante leyendo el mensaje al micrófono y asegurando que en eso están. Y logró arrancar un aplauso del público al agradecer por sus nombres a muchos de los movilizados su defensa del barrio, «algo -dijo- en lo que creemos todos». H. L.