Ir a contenido

LA FIESTA MAYOR DE BCN

Viaje a Saturno Park

La zona de la cascada de la Ciutadella rememora con espectáculos de feria y en clave nostálgica al desaparecido parque de atracciones

CRISTINA SAVALL
BARCELONA

Una niña, en una atracción del Baby Patufet.

Una niña, en una atracción del Baby Patufet. / DANNY CAMINAL

Hace un siglo, entre 1911 y 1926, la Ciutadella albergaba a Saturno Park, un parque de atracciones que sorprendía con Los Urales, una montaña rusa con raíles de madera en la que a mitad del trayecto aparecía un gusano enorme que se zampaba las vagonetas provocando gritos entre los pasajeros que entraban en su oscuro vientre. Alrededor de la cascada, creada por Josep Fontserè en 1875, la fiesta de la Mercè ha instalado estos días su espacio más nostálgico en homenaje a esa época de juegos de bolos, de palitos con algodón de azúcar, de tiovivos con caballitos blancos con adornos dorados, de risas antes espejos deformantes, de carruseles y de autómatas.

Los surtidores ornamentales del lago hacen bailar los chorros de agua al ritmo de la música. Justo delante, en la glorieta, la compañía de David Berga representa Automatàrium. Los actores se convierten en esos autómatas de estética circense que, como los que aún exhibe el Tibidabo, se movían cuando los niños tiraban una moneda por la ranura de la cabina de cristal. "Es un espectáculo inspirado en las atracciones que llenaban las ferias a principios del siglo XX", explica Berga.

El carrusel de aviones advierte que es para menores de 16 años. Es una de las atracciones antiguas restauradas por el francés Régis Masclet, que también ha traído a Saturno Park barracas de feria y espejos que engordan, alargan o empequeñecen. "Son espejos mágicos", le dice una madre a su hija de tres años .

Tras la desaparición ya hace nueve años de Caspolino, el pequeño parque de atracciones inaugurado en 1941 en la plaza de Gal.la Placídia, Baby Patufet es, quizá, el único superviviente de tiovivo que queda en Barcelona. Es una atracción de los años 50 situada en la ronda de Guinardó cerca del parque de les Aigües. Marta Almirall, directora de la programación de la Mercè ha impulsado la recreación de Saturno Park.

Marionetas

Quería traer el Baby Patufet completo, pero la logística era compleja. Así en la escalinata se ha instalado un estudio con un avión de juguete donde los niños se suben para retratarse ante una imagen del firmamento. Desde allí, se contempla el animado baile de las marionetas Herta Frankel, que por unos días han dejado su hogar en el Tibidabo.