REPRESENTACIÓN ARQUITECTÓNICA DE LA derrota de 1714

BCN da forma al espíritu del Tricentenari

Ciutat Vella acoge seis instalaciones efímeras dentro de la conmemoración

Los espacios interpretan conceptos como democracia, libertad e identidad

5 DEMOCRACIA 3 Un gigantesco globo que recuerda los derechos humanos, uno de los pilares de la democracia.

5 DEMOCRACIA 3 Un gigantesco globo que recuerda los derechos humanos, uno de los pilares de la democracia. / RICARD CUGAT

1
Se lee en minutos
CARLOS MÁRQUEZ DANIEL
BARCELONA

En Europa es habitual encontrar una instalación temporal al aire libre, sobre todo en las ciudades más vinculadas a la cultura. En Barcelona, quizá por el apego a la propiedad privada de por vida, es una práctica que solo ahora empieza a ganar algo de terreno. Ayer se dio un empujón a esta práctica con la inauguración de BCN Re.set, un circuito de arquitectura efímera en la calle vinculado a los actos municipales del Tricentenari. Se trata de seis espacios en los que se intenta dar forma a los conceptos de libertad (plaza de Salvador Seguí), identidad (plaza Nova), diversidad (plaza de los Àngels), democracia (plaza de la Mercè), memoria (Arc de Triomf) y Europa (plaza del Mar).

«Una iniciativa educativa, arquitectónica y artística de gran valor simbólico». La definición que del proyecto hacen sus dos impulsores -la arquitecta Benedetta Tagliabue y Àlex Ollé (La Fura dels Baus)- ayuda a entender el fondo de la iniciativa, en la que han participado prestigiosos despachos de arquitectos de toda Europa, custodiados por alumnos de cuatro escuelas de arquitectura y diseño de Barcelona, que ayer, tras meses de trabajo, eran de largo los que más brillo exhibían en sus ojos.

ROMPER EL MURO / Pueden contemplarse como compartimentos estancos, pero su situación cercana permite pasar una mañana de paseo por Ciutat Vella para entender cómo la arquitectura puede convertirse «en un lenguaje silencioso que nos habla», en este caso, sobre los principios del Tricentenari.

Todo empieza en la Ciutadella, donde ayer La Fura dels Baus y estudiantes del Institut del Teatre unieron esfuerzos en un vistoso espectáculo que invitaba a romper cualquier muro que anule la voluntad de un pueblo. Y que cada cual interprete qué o quién es ese muro. A partir de ahí, superada la pared, se invita a construir el futuro con las enseñanzas del pasado.

El proyecto ha costado 500.000 euros, el 20% de lo que el ayuntamiento se ha gastado en los actos del 300º aniversario de la derrota de 1714 (en total, 2,5 millones). Los espacios podrán contemplarse hasta el 11 de septiembre.

Vea el vídeo de esta

Noticias relacionadas

noticia con el móvil o

en e-periodico.es