19 sep 2020

Ir a contenido

Primera jornada de una reforma controvertida

La Diagonal inicia nueve meses de obras para revertir su decadencia

La fase más intensa de las obras dará comienzo en agosto, entre las calles de Muntaner y Balmes

El primer día laborable de trabajos se salda sin contratiempos de tráfico ni quejas comerciales

EL PERIÓDICO
BARCELONA

Sin atascos de tráfico y sin quejas de los comerciantes, dos detalles muy reveladores, comenzaron ayer nueve meses de obras en el tramo central de la avenida de la Diagonal, entre Francesc Macià y el paseo de Gràcia. Con una inversión prevista de un millón de euros por cada 100 metros de avenida reformada, la operación que ayer dio comienzo tiene entre otras metas revertir la decadencia comercial de los 1,3 kilómetros afectados, donde el precio de los alquileres ha caído estos últimos años sin que se haya evitado así el cierre de decenas de negocios.

Los trabajos, pues, dieron comienzo ayer sin el habitual recelo de las tiendas ante una operación de este tipo, en la que las máquinas y las vallas suelen ahuyentar a los clientes. Es, de hecho, una reforma a la carta. Y comenzaron, además, sin los también comunes problemas de circulación, entre otras razones porque el diseño conservador finalmente elegido por el Ayuntamiento de Barcelona respeta íntegramente los carriles centrales del tráfico y, en cierto modo, será una continuación natural de la reforma en curso en el paseo de Gràcia

La primera fase de las obras afecta al lateral del lado montaña entre la calle de Muntaner y la plaza de Francesc Macià y al lateral del lado mar entre Balmes y el paseo de Gràcia. En uno y otro caso, los dos carriles de circulación existentes hasta ahora se ven reducidos a uno solo en beneficio de la creación de un carril bici provisional. Eso era así ya ayer en el lado montaña, donde un responsable de las obras dedicó parte de la jornada a informar a los motoristas de que la circulación por ese carril bici con vehículos de motor no está permitida. Si hay que buscarle algún pero a cómo se han iniciado los trabajos, tal vez uno sea ese, que el carril bici provisional, pese a estar correctamente señalizado, ofrece una seguridad precaria a sus usuarios.

A partir del próximo día 7 de junio, esa operación de reducción de carriles en la calzada lateral se llevará a cabo también en el lado mar de la avenida de la Diagonal. Si no hay contratiempos (por ejemplo, sustos imprevistos con el precario estado de salud de algunas de las palmeras), esta primera fase de las obras debería finalizar el próximo mes de octubre. Entonces será posible ya saborear un anticipo de la nueva Diagonal, en la que el éxito o fracaso irá en principio estrechamente vinculado a su capacidad de convertirse en una zona de paseo peatonal como jamás lo ha llegado realmente a ser y, sobre todo, en si será o no capaz de resituar esa avenida en el mapa comercial de Barcelona.

La etapa de mayor intensidad de obra comenzará el próximo mes de agosto. Entonces, con la primera fase aún no completada, está previsto que los trabajos se concentren en el fragmento central, entre las calles de Muntaner y Balmes, y de forma simultánea en los dos laterales.

La tercera fase, por último, dará comienzo en octubre, solo cuando termine la primera. Si las obras se ajustan al calendario previsto, la nueva avenida de la Diagonal estará finalizada tres meses antes de que se celebren las elecciones municipales. Lo curioso es que este era un proyecto que no se consideraba prioritario por parte del alcalde Xavier Trias cuando comenzó el mandato.